Mercados

El Ibex avanza el 1,2% en la décima semana de subidas

Los máximos de la Bolsa han dejado de ser noticia. El Ibex 35 marcó la semana pasada nuevas cotas históricas y reforzó su buen año bursátil, en el que sube el 32%. Fueron sin embargo cinco sesiones marcadas por la estabilidad, nota positiva en un mercado cuya rapidez en las subidas imponía respeto a no pocos expertos bursátiles. El balance arroja una revalorización del 1,2%, con el índice en 14.170 puntos. Podría haber sido aún más positivo si el viernes los operadores no hubiesen optado por las ventas y el Ibex no hubiese cedido el 0,5%.

En cualquier caso, se trata de la décima semana consecutiva de subidas, una racha que el índice no vivía desde los meses de noviembre y diciembre de 1999, cuando Terra salió a Bolsa. Una referencia que, paradójicamente, trae malos recuerdos al inversor por lo que vino después. En todo caso, en estos dos meses y medio de alzas ininterumpidas el mercado se ha revalorizado un 17%, dejando atrás récords históricos y referencias técnicas.

Asimismo, se ha cerrado la temporada de los resultados empresariales, que ha arrojado un notable crecimiento en el Ibex 35 -superior incluso a la revalorización interanual del índice- mientras que los valores fuera de este selectivo han visto recortados sus resultados.

De forma paralela, el mercado se ha estabilizado. A medida que los valores energéticos o inmobiliarios han cedido el testigo a compañías más estables -léase bancos o Telefónica- como motores del mercado, la volatilidad ha retrocedido significativamente, un hecho que sólo se interrumpió en el vencimiento de opciones y futuros del viernes cuando el Ibex osciló entre máximo y mínimo un 1,8%.

En los mercados internacionales ha destacado el buen momento de Wall Street. Tanto el Dow Jones como el Nasdaq y el Standard & Poor's 500 han cerrado la semana con revalorizaciones superiores al 1%, gracias sobre todo a la publicación de las actas de la Reserva Federal y al dato de inflación del mes de octubre. Ambas noticias han alejado el fantasma de nuevas subidas de tipos de interés, lo que ha consolidado los máximos históricos del Dow Jones y ha llevado al S&P 500 a superar los 1.400 puntos.

En Europa la semana ha sido más plana y, de hecho, el mercado español ha sido de largo el más rentable. Sólo el Dax alemán, con un 0,86%, ha cerrado con subidas significativas. París y Fráncfort han terminado en números rojos.

Petróleo menos caro

La combinación de un invierno mucho más suave de lo esperado en EE UU y el escepticismo generalizado sobre la capacidad de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) de hacer firme su anunciado recorte de producción han provocado un descenso generalizado del precio del petróleo. El barril de crudo West Texas, que es el que se utiliza como referencia en EE UU, ha caído hasta la cota de los 55,85 dólares, que es el precio más bajo visto en los últimos 17 meses. En Europa, el crudo Brent ha resistido un poco mejor y ha terminado la semana en el entorno de 58,9 dólares, que aún así supone un descenso del 1,4% respecto a la semana pasada.

La OPEP tiene la llave de la oferta mundial de petróleo, al controlar aproximadamente un 40% de la producción global y la práctica totalidad de las reservas conocidas. El problema para estos países es que no han conseguido diversificar su economía, dependiente de las exportaciones de crudo, por lo que sus planes de restricción de la oferta terminan resultando poco creíbles para el mercado. Oficialmente, la OPEP aplica desde el pasado día 1 una restricción de la oferta de 1,2 millones de barriles diarios.

El precio del crudo Brent ha caído un 25% desde los máximos históricos de agosto y los expertos creen que se mantendrá dentro de los parámetros actuales.