Análisis

El Sabadell intenta dar otro salto en tamaño

El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu, mostró el miércoles sus cartas y, al mismo tiempo, aprovechó para lanzar una invitación en toda regla a Bankinter para que ambas entidades se fusionen. No es la primera vez que esta posibilidad se baraja dentro del sector financiero, pero sí es la primera ocasión en la que Oliu, todo un experto en pilotar adquisiciones en tiempo récord, reconoce sus intenciones o deseos en público.

Oliu fue más allá al asegurar que Sabadell 'liga' más con Bankinter que con el Banco Popular, el eterno candidato a protagonizar la tercera gran fusión en España, y añadir una condición: que sea la entidad catalana la que lidere la operación.

La voluntad de Oliu, sin embargo, no parece tener muchos visos de éxito, al menos a corto plazo. Primero, porque el Sabadell todavía no ha culminado la integración del Urquijo, la última compra que ha realizado y tras la que se ha visto obligado a desprenderse de algunos de sus negocios, como la inmobiliaria Landscape, su participación en Ercros o su filial panameña, para mejorar sus ratios de capital. Y, segundo, por el previsible rechazo que puede encontrar en alguno de los principales accionistas de Bankinter, que siempre han defendido la independencia y autonomía en la gestión de esta entidad.

Bhavnani, el segundo mayor inversor de Bankinter, asegura que no ha tenido aún ningún contacto con Sabadell

'Jaime Botín (ex presidente y mayor accionista del banco con un 16,31% del capital) no va a dejar vendido su equipo gestor en manos de Sabadell', comentan en el sector financiero. Botín fue el máximo responsable de Bankinter entre 1986 y marzo de 2002, aunque toda su carrera profesional en realidad ha estado ligada a este banco, al que se incorporó en 1970.

Tampoco el inversor Ramchand Bhavnani, con un 12,31%, parece dispuesto a desmarcarse, de momento, de la posición oficial. 'Todo corresponde al presidente (Juan Arena) y al consejo, que es el que tiene que dar su veredicto', señaló ayer Bhavnani en declaraciones a Cinco Días. Bhavnani, que cuenta con un puesto en el máximo órgano de gobierno de Bankinter, afirma que el Sabadell no ha mantenido ningún contacto ni conversación con él y asegura que su intención es permanecer en el capital de Bankinter. Pero no esconde que su principal propósito, como ya sucedió en el Zaragozano donde vendió el 10% del que era propietario al británico Barclays, es rentabilizar sus inversiones. 'Todo lo que cotiza es comprable y vendible', dice Bhavnani, y reconoce que, al final, dependerá del precio que los interesados estén dispuestos a poner sobre la mesa.

La unión del Sabadell y Bankinter daría lugar a una entidad con 14.015 millones de euros de capitalización bursátil, la cuarta de mayor tamaño, por detrás del Santander, BBVA y Popular. Este último vale en Bolsa 16.505 millones. El volumen de activos del nuevo grupo ascendería a 111.409 millones, y elevaría su red de oficinas a 1.514 y su plantilla a 14.044 empleados.

De momento, Oliu se ha limitado a descubrir que sus planes en España aún no están cerrados, sino que pasan por hacerse con un banco de tamaño mediano, después de haber absorbido cuatro entidades de menor tamaño (Natwest en España, Banco Herrero, Atlántico y el Urquijo) en los últimos diez años.

Con ello, el presidente del Sabadell reafirma que su vocación es compradora y que su prioridad es intentar dar caza a una nueva presa antes de que la entrada en el escenario de un jugador extranjero (la entidad también ha aparecido en las quinielas como posible objeto de una opa) trunque su proyecto de crecimiento.

Un objetivo que, según los analistas, tendrá que esperar por un tiempo. 'Además de realizar adquisiciones también tienes que fortalecer tu balance para evitar problemas de solvencia', afirma Jordi Padilla, de Atlas Capital. El Tier 1 (capital, reservas y acciones preferentes) del Sabadell está en el 7,7%, mientras que el core capital (capital más reservas) se encuentra en el 6,5%.

Este experto explica que, para llevar a cabo una operación de la magnitud de Bankinter, el Sabadell tendría que llevar a cabo una fuerte ampliación de capital, algo que el mercado penalizaría con dureza.

'La marcha de la cotización de Bankinter (ha subida un 28,55% desde enero, hasta situarse en los máximos de seis años) y las declaraciones de su presidente hacen pensar que el banco está en venta', asegura otro analista. Añade que los pretendientes con más posibilidades de pagar una prima tan elevada son los grandes grupos internacionales, entre cuyos nombres han aparecido el escocés Royal Bank of Scotland, el francés Crédit Agricole o el británico Barclays.

En estos momentos, Bankinter cotiza a un PER (número de veces que el beneficio está contenido en la cotización) de 20 veces, un ratio que se aproxima a los múltiplos de las últimas operaciones de compra en España, como el Atlántico o el Zaragozano.

La opción de una unión con el Popular también ha perdido fuerza, ya que Oliu ha dejado claro que su intención no es protagonizar una fusión entre iguales, sino estar en primera fila. Tampoco parece que el Popular esté abierto a una operación de este tipo. De hecho, la sindicatura de accionistas se ha reforzado en los últimos meses en el capital del banco hasta alcanzar el 14,38%.

Sin embargo, los expertos consideran que el Popular encaja más en el modelo de negocio del Sabadell, centrado en particulares y pymes, y es más complementario, al fortalecer la presencia de la entidad que preside Ángel Ron en algunas zonas como Cataluña.