Gas, Electricidad, Agua

El tribunal de Justicia de la UE condena a España por no liberalizar el mercado del gas

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (UE) ha condenado hoy a España por no aplicar la directiva comunitaria de 2003 que liberalizaba los mercados interiores de gas natural. Los jueces del tribunal han aceptado los argumentos de la Comisión Europea (CE), que presentó un recurso contra España por no cumplir con la norma antes de junio de 2004. La directiva, junto con otra sobre el mercado interior de la electricidad, permite a las industrias elegir a su proveedor desde el 1 de julio de 2004 y a los consumidores domésticos a partir del 1 de julio de 2007. Tras hacer la primera advertencia en 2004, la CE dio el segundo paso en el procedimiento de infracción al emitir un dictámen motivado, en marzo de 2005. En el dictámen daba dos meses a España para adoptar las medidas necesarias. Al término de esos dos meses, la Comisión consideró que Madrid no había demostrado haber adoptado las medidas necesarias para cumplir con las obligaciones derivadas de la directiva y presentó un recurso ante el tribunal.

En sus escritos a la corte, España no negó que no hubiera adaptado su derecho interno a lo establecido por la directiva en el plazo señalado, pero indicó que los objetivos de esa normativa comunitaria "se ven ampliamente satisfechos por el modelo gasista español", según explicó el comunicado. España también indicaba que se están elaborando medidas para completar la adaptación de la directiva y solicitaba que se desestimara el recurso de la Comisión. Los jueces de Luxemburgo han señalado ahora que la jurisprudencia establece que la existencia de un incumplimiento "puede apreciarse" en función de la situación de un Estado miembro "al final del plazo señalado en el dictámen motivado" y que los cambios ocurridos posteriormente "no pueden ser tenidos en cuenta por el Tribunal". Por ello, el Tribunal de Justicia decidió en su sentencia condenar a España por no haber adoptado en el plazo necesario todas las disposiciones necesarias para cumplir los dispuesto en la directiva.