Fondos

Alternativa a la gestión

Las últimas noticias procedentes de la Comisión Nacional del Mercados de Valores (CNMV) la semana pasada apuntaban a que finalmente parece que se están dando los últimos pasos hacia la aclaración de los flecos y detalles que permitirán la efectiva comercialización de los fondos de inversión libre en el mercado español. Fondos de inversión libre es la denominación elegida para lo que en terminología anglosajona se conoce como hedge funds o fondos hedge.

La larga espera se va a ver compensada en cierta medida en el sentido de que la legislación y marco de actuación de los fondos hedge españoles va a ser relativamente liberal, y sienta las bases para un desarrollo relativamente más destacado que en otros países europeos de nuestro entorno.

Desde el punto de vista del inversor particular se le va a permitir el acceso a este sofisticado producto a través de los fondos de fondos de inversión libre, ya que no tendrán inversión mínima. Esto se puede considerar un pequeño privilegio para el inversor nacional, ya que no es algo de lo que disfruten bastantes de nuestros socios europeos como pueda ser el caso italiano, donde las inversiones mínimas son muy elevadas.

Desde el punto de vista de rentabilidades y comportamiento, ¿Qué es lo que puede esperar el pequeño inversor? Pues bien la respuesta es clara: por un lado, diversificación de su cartera, ya que un fondo de fondos de inversión libre multiestrategia, que es lo que inicialmente se comercializará de manera más importante, suele presentar correlaciones reducidas con los mercados de renta variable y renta fija. Por otro lado, rentabilidades moderadas positivas, pero que serán capaces de preservar nuestro dinero mejor que los fondos de Bolsa o mixtos durante periodos de caídas de los mercados.

Son sin duda dos poderosas razones para los inversores que aprecian mayor consistencia en los retornos. Como sucede con la inversión en fondos tradicional, no todos los productos serán igual, y el inversor deberá mirar fundamentalmente dos cosas: rentabilidad objetivo anual y riesgo asumido, por un lado, e historial del fondo y de la compañía que lo gestiona.

Ello significa que la inversión alternativa no es ninguna garantía de rendimientos superiores en el sentido de que habrá productos con comportamientos mediocres que decepcionen, y otros que ofrezcan retornos relativamente elevados con una volatilidad o riesgo asumidos bajos. Similarmente, habrá productos que cuando lleguen mercados más difíciles que los actuales, con volatilidades elevadas, caídas de las Bolsas y debilidad macroeconómica, respondan con rentabilidades positivas que satisfagan a sus inversores, y otros que no puedan escapar a las principales tendencias, y, por tanto, decepcionen a sus partícipes. En cualquier caso, se pueden considerar como una opción muy válida para el inversor particular y que debe formar parte de una cartera bien diversificada, al igual que otros productos que a veces quedan injustamente en el olvido como los fondos de inversión inmobiliaria o productos que permiten la exposición a las materias primas, exactamente por las mismas razones que la gestión alternativa: diversificación de los retornos que contribuyen a rendimientos más constantes y consistentes.

La tenencia de un porcentaje para las anteriores opciones de inversión de entre un 10% y un 30% en función de las características y situación personal de cada inversor es razonable y recomendable.

Desde el punto de vista de los profesionales del sector de la inversión colectiva en España también va a necesitar de un esfuerzo y atención particulares. Por un lado, será importante la formación en este tipo de inversión dada su novedad para muchos que deben conducir a un proceso de aprendizaje acelerado que permita asesorar o en otros casos gestionar este producto de una manera efectiva.

No hay que olvidar que se trata de un producto diferente a la inversión tradicional y que por tanto las medidas que valen para los fondos de inversión comunes pueden no ser realmente aptos y relevantes para los de inversión alternativa. Así, nuevas y sofisticadas medidas estadísticas como caída máxima, curtosis, sortino, calmar, sterling o ratio de omega, previsiblemente deberían empezar a entrar en el análisis que los profesionales hacen de estos productos.

Diferentes tipos de estrategia

¦bull; Una de las características de la inversión alternativa es que existen un gran número de estrategias de inversión diferentes.

¦bull; En el cuadro central proporcionamos rentabilidades de tres estrategias que actualmente acaparan las tres primeras posiciones en cuanto a activos bajo gestión.

¦bull; Las rentabilidades pueden variar de manera importante entre sí, pero también dentro de la misma estrategia en el tiempo.

¦bull; Los profesionales tratan lógicamente de acertar con qué estrategias funcionarán mejor, pero no deja de ser complicado acertar.