CincoSentidos

La ensaimada podrá llevarse en el avión

Los interrogantes sobre el equipaje de mano que afrontan los pasajeros de las líneas aéreas desde que el pasado lunes se estrenaron las nuevas restricciones sobre líquidos se están resolviendo a golpe de protesta. Desde el miércoles, AENA y la Guardia Civil han decidido permitir llevar en el avión dos productos gastronómicos mallorquines: las ensaimadas rellenas y la sobrasada.

Según fuentes de AENA, las nuevas normas de seguridad obligaban a facturar ambos alimentos, pero las numerosas protestas que se han producido en el aeropuerto de Son Sant Joan de Palma de Mallorca han llevado a reconsiderar ese criterio. Así, un portavoz de AENA ha informado de que directivos del ente público y responsables de la Guardia Civil han decidido excluir de la prohibición de alimentos 'no sólidos' el relleno de las ensaimadas. Aunque en teoría la prohibición sólo afectaba a las rellenas, la dificultad de abrir todas las cajas había hecho que se impidiese el acceso a los aviones con cualquier tipo de ensaimada.

La puesta en marcha de las restricciones está provocando confusión no sólo entre los viajeros, sino también entre los empleados de los aeropuertos. Mientras el pasado lunes en el aeropuerto de Alvedro en La Coruña el personal se preguntaba delante de los viajeros cuál era la cantidad máxima de líquido que se podía subir a bordo, ayer en Barajas algunos pasajeros pasaban el control de seguridad con bolsas de plástico, mientras otros lo hacían sin ellas.

También las empresas de productos de aseo han comenzado ya a reaccionar a las medidas. Sanex anunciaba ayer la venta de un nuevo desodorante con la capacidad adecuada para poder ser llevado en el equipaje de mano.