Quiebra

Siemens dará soluciones a los empleados de BenQ en España

Siemens se compromete a dar una solución a los trabajadores de BenQ en España que hace 18 meses eran de su plantilla, pero que pasaron a engrosar el nuevo proyecto una vez que la multinacional alemana llegó a un acuerdo para vender a la empresa china todos sus activos de fabricación de terminales de telefonía celular en el mundo. Un año después las plantas de producción que Siemens vendió de BenQ en Alemania han quebrado y el resto del grupo en Europa está sumido en una profunda crisis.

Durante la presentación de resultados anuales de Siemens, celebrada ayer en Múnich, su presidente Klaus Kleinfeld dedicó el 90% de su intervención a explicar hasta en el más pequeño detalle cómo se va a recolocar en las divisiones de Siemens a los 3.000 empleados alemanes de BenQ. En relación con el futuro de la plantilla de trabajadores de la empresa china procedentes de filiales de Siemens de fuera de Alemania, Kleinfeld se limitó a afirmar 'afortunadamente son pocos y llegaremos a un acuerdo específico con ellos'. Recordó, sin embargo, que hay algunos trabajadores que no proceden de Siemens.

El directivo fue preguntado por la situación del contrato de esponsorización que BenQ tiene con el Real Madrid, del que en el inicio el titular fue Siemens. De hecho la marca de la multinacional germana todavía figura en la camiseta de los jugadores blancos. La situación de la empresa china hace temer al club del Bernabéu que el contrato se rescindirá en breve plazo. Kleinfeld omitió contestar a la cuestión, pero fuentes de Siemens fueron muy claros: 'ese ya no es nuestro contrato'.

Fuentes de BenQ han asegurado que la filial española no se encuentra en quiebra ya que no depende de Alemania, sino de una holding con sede en Holanda. A pesar de ello, la dirección de la firma en España ha renunciado a tomar grandes compromisos de suministro de terminales para la próxima campaña de Navidad porque 'no queremos arriesgarnos a dejar colgados a nuestros clientes. Es mejor perder las ventas de diciembre y, si es posible, retomar la actividad en el primer trimestre de 2007'.

BenQ tenía una cuota de mercado de terminales móviles del 9% en España cuando estallo su crisis, muy alejada del 28% que llegó a tener cuando los activos eran propiedad de Siemens.

Siemens ha conseguido un beneficio neto de 3.106 millones de euros en su último ejercicio fiscal, que finalizó el 30 de septiembre, lo que supone un aumento del 38% respecto al periodo anterior. El beneficio bruto de explotación sumó una cifra de 5.256 millones lo que representa un aumento del 12% en comparación con el ejercicio. El volumen de negocio ascendió a 87.325 millones, frente a los 75.445 millones del año pasado, y la cartera de pedidos se incrementó también un 15%, hasta llegar a los 96.259 millones.