Turismo

El bajo coste se espabila para ganar al viajero de negocios

Las aerolíneas de bajo coste abren la batalla por atraer al viajero que se desplaza por negocios. Compra con mayor antelación, rompe con la estacionalidad del segmento vacacional y consume más servicios. Las empresas españolas están empezando a descubrir las ventajas de volar barato para realizar sus viajes de negocios. El ahorro con estas aerolíneas de bajo coste es casi del doble a si reservan sus vuelos con una tradicional. Ante este cambio de tendencia, las low cost están modificando parte de sus actividad para adaptarse a este cliente con alto nivel adquisitivo.

La primera compañía europea en iniciar esta ofensiva ha sido Easyjet. La empresa británica tiene ya aproximadamente un 30% de viajeros de negocio en sus vuelos. 'En España, debido, entre otras cosas, a cierto retraso en la incorporación de las low cost al mundo de la empresa, estamos un poco por debajo de ese porcentaje', dicen en la compañía.

En primer lugar, el viajero de empresa compra con mayor antelación que el cliente que va de vacaciones. Eso permite a la empresa de transporte tener mayores ventajas. Además, este tipo de pasajero consume más servicios añadidos que dejan mayores ingresos al sector.

En Clickair, la aerolínea de bajo coste de Iberia, dicen que este cliente elige un trato más selecto (embarque diferente, ubicación el avión preferencial), 'lo que permite cobrar extras'.

También en Clickair, que vuela desde Barcelona, el 30% de su actividad procede del pasajero de negocios. 'æpermil;ste elige trabajar en la sala vip, prefiere los primeros asientos, no quiere facturar y pide salir el primero del avión', explican en la aerolínea.

Nuevas bases en Madrid

Tanto Easyjet como Clickair pretenden llegar hasta el 40% de sus ventas con este tipo de cliente en poco tiempo. Con la apertura de nuevos centros de operaciones por parte de Ryanair y Easyjet en los aeropuertos principales como Barajas (Madrid), el bajo coste llegará de forma más directa a este cliente.

Arnaldo Muñoz, director general de Easyjet para el Sur de Europa dice que 'con la estructura empresarial que tenemos en este país, basada en numerosas pymes, con la creciente presión de la competencia y ahorro de costes de las compañías, creemos que vamos a tener bastante éxito en este segmento'.

En general, el cliente de negocios necesita tener los destinos bien conectados, por lo que es necesario que la aerolínea tenga rutas hacia las principales ciudades europeas que son, por este orden, Londres, París, Milán. Para cuestiones financieras se sitúan Ginebra, Fráncfort, Bruselas y Basilea. Por este motivo, todas las aerolíneas, incluso Ryanair que opera en terminales secundarias, van incorporando estos destinos.

También es muy importante tener slots en las franjas clave. Son aquellas que permiten al viajero estar en su destino entre las 9 y las 10.30 de la mañana y de regreso, aproximadamente hacia las 19 h. En este sentido, las low cost están ampliando sus frecuencias.

Objetivo en el servicio: rapidez sin lujos

Los servicios que solicita un pasajero de negocios están relacionados con la rapidez. No necesariamente busca el lujo ni la comodidad. Easyjet está adaptando un sistema de equipaje a bordo menos restrictivo que el resto de compañías. 'Todos los viajeros pueden subir al avión un equipaje de unas determinadas dimensiones, pero sin restricción de peso, como es habitual. Es una política más permisiva incluso que la que aplica British Airways a su clase business. 'Para el pasajero de negocio, con maletas para estancias mínimas, es una gran ventaja' aseguran en Easyjet.

En general, las personas que vuelan por negocios buscan fiabilidad en el servicio y mucha agilidad. Por ello, aerolíneas de tarifas económicas como Easyjet están implantando la posibilidad de cambio de billete gratis para viajeros que necesitan adelantar el vuelo por motivos de trabajo. No se aplica ningún recargo, siempre que haya asientos disponibles.