Consorcio

Telefónica une fuerzas con el magnate chino Li Ka-shing para facilitar la compra de PCCW

Telefónica considera una buena inversión la compra de una parte del capital de la operadora de Hong Kong PCCW, incluso si eso implica unir fuerzas con el dueño de una empresa enemiga. Y así será, porque para facilitar la operación se ha formado un consorcio que optará al 23% en venta de la compañía y en el que Telefónica compartirá destino con Li Ka-shing, el magnate presidente de Hutchison.

La idea de crear un consorcio para comprar el 23% de PCCW se puso sobre la mesa ante las dificultades que el vendedor ha encontrado en los últimos meses para colocar el capital. Y las ha hallado precisamente en China Netcom, la aliada de Telefónica en el país asiático, que ha vetado a varios compradores porque cuenta con el 20% del capital de PCCW. Ante estos problemas, Richard Li -el vendedor e hijo del magnate dueño de Hutchison, el residente más rico de Asia, Li Ka-shing- y el financiero Francis Leung han buscado inversores con todos los parabienes, sin posibilidad de ser rechazados y bien vistos por los accionistas de PCCW y por las autoridades del país.

Los elegidos han sido Telefónica, que ya es socia de China Netcom y, por lo tanto, ha pasado todos los filtros; una fundación del multimillonario Li Ka-shing, y el propio Leung, según varias fuentes cercanas a la operación. El magnate sería el que más capital tomaría, seguido de Telefónica -entre el 8% y el 10% por algo más de 400 millones de euros- y Leung.

El hecho de formar un consorcio comprador, sin embargo, no implica ninguna relación posterior ni una unión de los paquetes de los miembros del grupo. Es más, Telefónica efectivamente ligará sus acciones con otro de los socios, pero será fuera del consorcio. Lo hará con China Netcom, para convertirse en los máximos inversores de PCCW y estrechar la relación que ya tiene con ella, como accionista directa y titular de un 5%.

TELEFÓNICA 6,50 1,86%

La representación accionarial le dará a Telefónica dos puestos en el consejo de PCCW, mientras que China Netcom tendrá cuatro, según asegura Bloomberg de fuentes conocedoras de la situación.

Incertidumbres

A pesar de lo avanzado de las negociaciones y de los muchos detalles que ya están atados, hay cierta incertidumbre sobre el resultado final del intento de compra. Algunas fuentes aseguran que sólo quedan días para que se anuncie la operación y otras insisten en que el proceso puede ser muy largo o incluso paralizarse, por problemas regulatorios, burocráticos o de acuerdo entre las partes.

Más segura parece la Bolsa. Los inversores festejaron ayer las noticias sobre la adquisición con fuertes compras en PCCW. La subida fue del 6,89%, la mayor desde que Richard Li anunció su intención de vender y los problemas para ello, así como la incertidumbre sobre el destino final de sus acciones, comenzaron a pesar negativamente en la cotización.

Si la Bolsa acierta y la inversión llega a buen puerto, para Telefónica significará renunciar al aumento previsto en el capital de China Netcom. En lugar de llegar al 10% -algo que se ha convertido en un punto complicado-, se quedará en el 5% y ampliará sus lazos con el país a través de PCCW. Además, esta compañía que da desde acceso a internet hasta servicios informáticos o de ingeniería tiene un aliciente añadido para Telefónica: su conocimiento y fortaleza en las tecnologías de televisión sobre internet.

Los precios de TIM Brasil

La subasta ha comenzado. Telecom Italia ha anunciado oficialmente que está dispuesta a vender su filial de móvil (TIM) en Brasil y lo ha hecho asegurando que tiene varias ofertas por ella. Las implicaciones de este anuncio no han pasado desapercibidas al sector, que ve en este movimiento un intento de elevar el precio a conseguir en la venta. A pesar de que hay fuentes que aseguran que Telefónica está en la pelea, el interés más bien apunta a América Móvil, la operadora propiedad del magnate mexicano Carlos Slim. Por ahora, sin embargo, parece que sólo está dispuesta a pagar unos 5.500 millones de euros por la posesión, lo que supone una prima del 20%, según el diario brasileño Valor, cuando Telecom Italia cree que vale unos 8.800 millones.

En cualquier caso, la venta de TIM Brasil a América Móvil tendrá problemas regulatorios, ya que ambas sumarían cerca del 50% de la cuota de mercado en el país.