Agencia de noticias

Efe cerrará el año con beneficios por primera vez en su historia

La agencia pública de noticias Efe tiene previsto cerrar el actual ejercicio con un beneficio por la actividad ordinaria de 150.000 euros, dejando atrás los números rojos por primera vez en sus 67 años de historia.

El presidente de la agencia pública de noticias Efe, Álex Grijelmo, avanzó ayer que la empresa cerrará el año con un resultado operativo (Ebit) de 150.000 euros y un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 3,7 millones, lo que supone que la firma abandonará las pérdidas por primera vez en su historia.

Los presupuestos aprobados por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) para la agencia para 2006 contemplaban unas pérdidas de explotación de 1,4 millones. El año pasado, el resultado negativo de Efe fue de dos millones.

Grijelmo, que participó en un encuentro organizado por Fórum Europa, subrayó que la evolución económica de la agencia demuestra que una empresa pública 'no tiene por qué ser deficitaria por definición' y que se puede mejorar su resultado sin empeorar el producto y sin perder competitividad.

A su juicio, la positiva evolución de la empresa (que acabará el año con 178 nuevos clientes) ha sido posible gracias a una gestión profesional, al control de los costes y a una reorganización comercial 'radical' que ha permitido elevar los ingresos en todas las áreas. Como ejemplo, y con datos a 30 de septiembre, citó un aumento en los ingresos del 79% en la línea de reportajes y del 20% en el mercado americano, donde destacó el crecimiento en Estados Unidos, cercano al 36%. Como contraste, recordó que, en las últimas décadas, los avances de Efe en el mercado exterior nunca habían superado el 2%.

Junto al objetivo de alcanzar la rentabilidad económica, el presidente de Efe también dio por logrados las otras dos metas que se fijó al acceder al cargo: la independencia informativa, 'gracias al compromiso personal del presidente del Gobierno' y a la aprobación del estatuto de redacción de la agencia; y la defensa del español, plasmada en la Fundación del Español Urgente (Fundéu).

Sobre su relación con la SEPI, dijo mantener un diálogo 'abierto y franco' con ella, aunque pidió más agilidad en la toma de decisiones.