Lealtad, 1

Desayuno con máximos

Nada mejor para comenzar la semana que desayunar con las previsiones de la habitualmente cauta publicación estadounidense Barron's y que, en el número de esta semana, juguetea con la previsión de un Dow Jones a 13.000 puntos allá por mediados de 2007. Y nada mejor, para paliar el síndrome de lunes lluvioso, que el Ibex 35 se asome a la cota de los 14.000, 1.000 puntos más que su viejo colega americano y un nivel que hace unos meses, en mayo sin ir más lejos, parecería de ciencia ficción.

Barron's asegura, o más bien advierte desde un principio, que su previsión no es voluntarista -wishful thinking, como dicen ellos-. Antes bien, señala que se trata del resultado de una encuesta entre gestores de fondos, más o menos los mismos que hace seis meses pronosticaron que el Dow Jones cerrará 2006 por encima de los 12.000 puntos.

Hablan los gestores de fondos con el viento de cola. Con el mercado como un tiro y nada más haber cerrado una buena temporada de resultados empresariales. A ello se une un dato que los bolsistas suelen olvidar, como es el hecho de que en 2005 el Dow Jones cerró con pérdidas. Teniendo en cuenta el buen comportamiento de los resultados y que los tipos de interés han dejado de subir, no extraña el optimismo.

Una buena noticia para el inversor doméstico. Ya se sabe que donde hay patrón no manda marinero, y que desde hace tiempo los que en Europa se dedican a la Bolsa se preocupan más de los precios al consumo allá que de los de acá. En todo caso, una buena noticia no sólo que se prevean subidas sino también que éstas se sostengan hasta al menos el mes de junio. La Bolsa tiene la dichosa manía de adelantarse, y por eso cuando los analistas pronostican tal o cual tendencia en un plazo de unos meses el mercado tarda un par de semanas en convertir las previsiones en agua pasada.