Eléctricas

Unión Fenosa se queda con la Army

A principios de 2004, el Ejército de Estados Unidos desvelaba la identidad de 10 consorcios empresariales que optarían a contratos de obras con el Cuerpo de Ingenieros en alguno de los 25 países en los que opera, entre ellos Irak.

La española Soluziona, filial de Unión Fenosa, fue una de las empresas seleccionadas, integrando el consorcio formado también por la estadounidense CH2MHill y Dragados, de ACS. La lectura política de dicha selección eclipsó la lectura empresarial.

El Gobierno del Partido Popular apoyó la invasión de Irak y el contrato logrado por el consorcio hispanoestadounidense se leyó entonces en clave política: el ex presidente José María Aznar visitaba esos días Estados Unidos y entre la decena de consorcios empresariales no apareció compañía alguna de países que no hubieran apoyado la intervención armada en el país. De hecho, el consorcio hispano estadounidense fue el único de los 10 grupos con presencia europea.

En principio el contrato abría las puertas a 1.500 millones de dólares en obras que podían ser adjudicadas en cinco años. Pero lo cierto es que las posibilidades reales de negocio eran mucho menores. Y así, casi tres años después, queda prácticamente demostrado.

El consorcio con presencia española ha logrado contratos valorados en 82 millones de dólares. Según las condiciones del contrato del ejército estadounidense, el primer año los consorcios podían optar hasta 500 millones de dólares en obras. Y en los cuatro siguientes a obras valoradas como máximo en 250 millones cada año.

En el primer año de existencia de este contrato, el consorcio hispano estadounidense facturó 59,4 millones de dólares de los 500 posibles.

En Irak el consorcio hispano estadounidense ha realizado dos obras: la rehabilitación de una central hidroeléctrica, ya realizada, y la construcción de unos barracones en una base estadounidense situada en Irak valorado en 15 millones de dólares (este último contrato no ha trascendido todavía), cuya finalización está programada para finales de este año, según fuentes empresariales. Además ha conseguido obras en Qatar, Jordania y en la ex república soviética de Kirguistán (este último contrato se está llevando a la práctica en la actualidad y está previsto que termine en enero de 2008). De los contratos logrados el mayor por facturación ha sido el de Qatar, dotado de 34 millones de dólares para la edificación de una plataforma para aviones.

En 2004 el Cuerpo de Ingenieros del ejército estadounidense adjudicó 40 obras entre los 10 consorcios, sumando todas ellas 947,7 millones de dólares, según explicó un portavoz del organismo estadounidense a este diario.

Aunque desde un primer momento las fuentes empresariales consultadas insistieron en que las obras podían adjudicarse en cualquiera de los 25 países en los que opera el Cuerpo de Ingenieros del ejército, a tenor de los contratos anunciados parece que fue la guerra de Irak lo que propició la llamada a la creación de consorcios empresariales. De todos los contratos otorgados en 2004, más de la mitad, 22, tuvieron como destino Irak. Y precisamente es el empeoramiento de la situación en Irak lo que ha provocado un nivel de contratación de obras mucho menor al previsto inicialmente.

De hecho, el balance de los tres años de trabajo de reconstrucción de Irak ha tenido más sombras que luces. Para empezar, un alto coste humano: más de 600 personas perdieron la vida en ataques contra las obras.

Además, muchas de las obras han quedado incompletas o mal ejecutadas. La capital iraquí, Bagdad, no tiene más que cuatro o seis horas de electricidad al día. Precisamente el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur), expresó ayer 'su creciente alarma y angustia debido a la constante violencia y a la falta de respuesta humanitaria' en el país, a pesar de los 'miles de millones de dólares para financiar proyectos de recuperación y desarrollo en Irak, muchos de los cuales no se han llevado a término por motivos de seguridad'.

Casi tres años después de la adjudicación, las cosas no parece que hayan cambiado por tanto mucho en Irak, pero sí en Soluziona. Unión Fenosa ha acordado este año la venta de su filial a Indra, a cambio de un 11% de la compañía española de tecnología.

La compañía eléctrica retendrá actividades de Soluziona relacionadas con redes de telecomunicaciones, ingeniería energética, civil y el negocio de ingeniería de llave en mano. Y también el contrato con el ejército estadounidense, a pesar del creciente interés de Indra por hacer negocio en EE UU.