El análisis de la semana

Los planes de renta fija, la cruz del año en contraste con la Bolsa

Las Bolsas siguen atacando los máximos históricos y los inversores que tienen su dinero en planes de pensiones tienen bastantes motivos de satisfacción, aunque los diferentes tipos de planes muestran vertientes muy dispares en cuanto a beneficios. Mientras los planes de renta variable siguen, quizás con lentitud en comparación con la rápida e incluso acelerada subida del Ibex 35, ofreciendo ganancias crecientes, los de renta fija y los garantizados no salen de su estancamiento.

Las ganancias que presentan los planes de renta fija a corto plazo, por ejemplo, rondan el 0,84% en lo que va de año y el 0,97% en los doce últimos meses. Los de renta fija a medio y largo plazo van aún peor, con rendimientos más escuetos aún, del 0,34% en el caso de la rentabilidad acumulada en lo que va de año y del 0,71% en los doce últimos meses. Poco van a cambiar las cosas de aquí a finales de año, según las previsiones que se manejan en los mercados, aunque algunos analistas creen que podrían haber ido algo peor todavía ya que los tipos de interés han entrado en una fase de cierta estabilidad como consecuencia del retroceso que han experimentado las tasas de inflación en las principales economías. Esta tregua inflacionaria, derivada de la caída de los precios del petróleo, se ha trasladado a los mercados monetarios en forma de estabilidad de tipos, tanto a corto plazo como a medio y largo plazo.

En cuanto a los mercados de renta variable, los planes especializados en acciones siguen ofreciendo un claro desfase en relación con índices como el Ibex 35. Frente al 29% que casi roza el Ibex en lo que va de año, los planes de pensiones que invierten en renta variable acumulan una ganancia de apenas el 14,65% en lo que va de año.

En términos anuales, las ganancias de los planes de Bolsa están rozando en promedio el 20%, según los datos correspondientes a esta misma semana.