Giles Worthington

'Las plusvalías del crudo se invertirán en la Bolsa'

Este experto cree que los movimientos corporativos seguirán siendo protagonistas. A los factores ya conocidos, financiación barata y balances saneados, Worthington añadiría uno nuevo: la gran liquidez acumulada por los países productores de petróleo.

Giles Worthington ingresó en M&G, la gestora de fondos más antigua del Reino Unido, en 2001. En la actualidad es el responsable del fondo paneuropeo, así como del especializado en compañías de pequeña capitalización.

¿Cuál es su previsión para la renta variable europea?

A largo plazo somos optimistas por razones estructurales. El consumo en Europa se mantienen en niveles conservadores y tiene margen para mejorar. Además confiamos mucho en lo que pueda aportar la incorporación a la Unión Europea de los países del Este. Habrá un beneficio mutuo, los nuevos miembros aprovecharán los fondos comunitarios, mientras que las economías occidentales se beneficiarán de sus salarios más bajos en un doble sentido: por un lado aumentará la productividad las empresa y, por otro, reducirán las presiones inflacionistas. En el corto plazo, en cambio hay alguna incertidumbre, sobre todo en relación a la economía de EE UU.

¿Le preocupa la subida tan vertical de la Bolsa?

Lo más importante es que el motor son los fundamentales de las compañías. El mercado europeo todavía tiene unas valoraciones atractivas. Evidentemente siempre hay el riesgo de que, tras una subida tan fuerte, los mercados puedan corregir algo. Si esto sucediera creo que sería una magnífica oportunidad para comprar acciones.

¿Ve riesgos de recogida de beneficios a corto plazo?

Más que recogida de beneficios lo que creo es que en los próximos meses deberemos saber con más exactitud qué pasará en EE UU con los tipos de interés, la inflación y el crecimiento. La economía estadounidense sigue siendo la más importante del mundo y si ésta va peor de lo previsto tendrá repercusiones en todos los mercados, con independencia de que la economía europea se encuentre en otra fase del ciclo.

¿Es ahora más difícil encontrar valores baratos que hace un año?

Siempre hay oportunidades interesantes. Lo que hay que hacer es seguir trabajando y estudiar todas las alternativas.

¿Cree que habrá más movimientos corporativos?

Sin duda. El coste de financiación sigue barato y las compañías presentan unos balances saneados. Además puede haber nuevos protagonistas. Los países productores de petróleo han acumulado una enorme liquidez por la fuerte subida del crudo. Sin embargo, son pobres en activos. Por lo tanto, es probable que las plusvalías del crudo se inviertan en Bolsa para diversificar los patrimonios de estos países.

¿Cuáles son en estos momentos sus sectores y países favoritos para invertir en Europa?

En los próximos tres años Grecia tendrá un desarrollo muy fuerte. En la última década gran parte de las inversiones fueron a parar a Irlanda o España. Las economías de estos países estaban menos desarrolladas que la media comunitaria. Además se beneficiaron de la unificación de los tipos de interés. Durante esta época los bancos y constructoras de ambos países lo han hecho muy bien. Creo que Grecia se encuentra ahora en la misma situación. Además su economía tiene muy buenas conexiones con los países balcánicos, Turquía y Rusia. En definitiva, para los próximos años mis sectores favoritos son aquellos que, dentro de los mercados occidentales, se puedan beneficiar del desarrollo de los países de Europa del Este, sobre todo constructoras y bancos. Es menos arriesgado que invertir directamente en compañías húngaras o polacas.

¿Ve poco potencial en la Bolsa española?

Ahora hay una preocupación sobre las consecuencias que pueda tener la evolución del mercado inmobiliario en la inversión y el consumo. Es cierto que las compañías españolas lo han hecho muy bien, pero tampoco veo que sea un mercado dramáticamente caro. Quizás ahora no sea mi primera opción pero eso no quiere decir que no haya valores interesantes.

Invertir sin obsesionarse con los tipos de interés

Lo que pueda hacer el Banco Central Europeo (BCE) con los tipos de interés preocupa a muchos inversores y analistas. Sin embargo, Giles Worthington intenta relativizar la importancia de la política monetaria. 'No sé que va a pasar con los tipos. La verdad es que no dedico mucho tiempo a intentar adivinar qué va a hacer el BCE. Mi estrategia se basa en encontrar compañías que lo puedan hacer bien en Bolsa con independencia de la marcha de los tipos porque es un factor que no puedo controlar', explica.

En los últimos 12 meses el BCE ha subido en cinco ocasiones el precio del dinero, situándolo en el 3,25%. El gestor de M&G no se muestra en cambio muy de acuerdo con esta política. 'Estoy un poco sorprendido porque el crecimiento de la economía europea así como el sentimiento de los consumidores todavía no son muy robustos', comenta.