Tecnología

Menéame se deja ayudar por Varsavsky

La §web§ que ordena las noticias que envían los usuarios en función de su popularidad y sus recomendaciones, Menéame, quiere crecer de manera ordenada, y poco a poco. Quizás incluso llegar a ser un negocio con el tiempo. Y para hacerlo ha encontrado a un socio de excepción: Martín Varsavsky, que invertirá en él a título personal.

El empresario, impulsor de proyectos como FON, tentó a Ricardo Galli, fundador de Menéame junto con Benjamí Villoslada y Guillem Cantallops, el pasado septiembre. Como reconoce ahora el propio Galli en su §blog§ personal, ¢se interesó por el Menéame y nos ofreció comprar una mayoría de la participación hace casi dos meses¢.

Después de madurar la idea, el equipo detrás del proyecto Menéame decidió darse más tiempo y, siempre según Galli, se encontró con la buena disposición de Varsavsky. ¢Me llama Martín y ya le aviso que no venderíamos más del 50%¢, afirma Galli. ¿La respuesta del argentino?: ¢Me parece fantástico, me gusta aún más que queráis seguir teniendo el ¢control¢ de vuestro proyecto¢.

¢¿Quién dice que el §software libre no es negocio?¢

Pasa el tiempo y, en la segunda quincena de octubre, Galli y Villoslada toman una decisión más firme: ¢no nos interesaba todavía tratar al menéame como una §start up§, y mucho menos comprometernos a elaborar planes de negocio¢. Así las cosas, ¢la opción que mejor veíamos era la de vender hasta un 10% del menéame y usar ese dinero para tirar un año y luego ver qué pasaba¢. Tiempo suficiente, según Galli, para rematar los aspectos legales que convertirían un proyecto amateur en un negocio.

Una decisión que en seguida se encontró con la de Varsavsky. ¢A los pocos días recibo otro mensaje de Martín, que no sabía nada de nuestra situación, ¡ofreciéndonos participar en el menéame con un 10%!¢, asegura Galli.

El impulsor de Menéame explica que el dinero que el empresario invierta servirá para desahogar la infraestructura del §site§, para pagar a algunos administradores §free lance§ y para emprender algunos ¢trabajos concretos¢. Recuerda además que Varsavsky invierte en su proyecto a título personal. Nada que ver por tanto, y de momento, con FON.

Eso sí, Galli no oculta su alegría por poder mantener en marcha el proyecto con la misma filosofía que al principio. ¢Estaba por decir: ¢a ver quién es el guapo que dice ahora que con el software libre no se puede hacer negocio¢, pero es que tampoco hacemos ¢negocio¢… todavía¢, concluye.