Acuerdo

Los sindicatos y la SEPI aspiran a cerrar hoy las garantías de futuro para Izar

Los responsables de la Federación Minerometalúrgica de CC OO y de la del Metal, Construcción y Afines de UGT esperan cerrar hoy un acuerdo con la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) sobre las garantías laborales y sociales que tendrán los trabajadores de los astilleros de Izar, una vez que se materialice la privatización de los centros de Gijón, Sestao (Vizcaya), Sevilla y Manises (Valencia).

Fuentes conocedoras del proceso dan por hecho el acuerdo, dada la cercanía de las posturas que defienden las partes y puesto que el Gobierno pretende aprobar mañana, en Consejo de Ministros, la adjudicación de Gijón, Sestao y Sevilla acordada por la SEPI el pasado 18 de julio.

El pacto ya estaba prácticamente cerrado hace un mes, sobre las bases del preacuerdo logrado en mayo y que no se llegó a aplicar porque fue rechazado por los trabajadores de los astilleros. En esta ocasión, los sindicatos han tratado de hacer una labor pedagógica en los centros para evitar una situación similar.

Antes del verano, los propios líderes de CC OO, José María Fidalgo, y UGT, Cándido Méndez, reconocieron que las garantías laborales negociadas eran las mejores conseguidas nunca en un proceso de privatización. Básicamente, los trabajadores de los astilleros mantendrán sus actuales condiciones de trabajo durante tres años (este periodo puede que al final se amplíe) y tienen garantizada una salida laboral por la SEPI durante 10 años en el caso de cierre, quiebra o regulación de empleo.

Junto a este paquete de medidas, los sindicatos han negociado con los consorcios adjudicatarios los planes industriales de futuro para cada centro, los nuevos convenios colectivos y medidas para el rejuvenecimiento de plantilla.

El principal punto de desacuerdo tiene que ver con la posible creación de una sociedad anónima que actúe como holding y aglutine activos de las cuatro plantas de Izar para generar sinergias, que irían desde licencias compartidas, actividades de I+D y presentación de ofertas conjuntas, hasta colaboración en proyectos de construcción naval y en políticas comerciales y de compras. En esta sociedad participarían los adjudicatarios, el ICO y cajas de ahorro. El problema es que Bruselas veta cualquier participación pública en el proyecto.

Los sindicatos, sin embargo, advierten de que el holding es irrenunciable y que, si la SEPI no cede, lo tendrán que hacer los adjudicatarios. 'Si no, los trabajadores no empezarán a cortar chapa', avisan desde CC OO.