CincoSentidos

La ruta del Conde Drácula

La ficción gana la partida a la verdad histórica en un país como Rumanía, con un personaje y unos escenarios literalmente de película.

Transilvania sería sólo un topónimo más, si no hubiera sido por un escritor irlandés. Bram Stoker (1847-1912) no hizo mayores méritos para ganar el Nobel de Literatura. Pero tenía una historia fantástica: una historia de vampiros. Cuando ya había urdido parte de la trama, tuvo noticia de un personaje histórico envuelto en leyendas sanguinarias, un voivoda o príncipe de Valaquia llamado Vlad Tepes. Y situó su invención en Transilvania, donde varios castillos y ciudades soportaban la sombra cruenta del soberano. Pero la novela, publicada en 1898, alcanzó un éxito fabuloso; y tal vez sea el texto literario que ha dado origen a más cintas en la historia del cine.

Si bien en la novela se nombran algunos lugares reales, poco o nada tiene que ver el Conde Drácula con el voivoda. ¿Quién fue en realidad Vlad Tepes? Su padre, voivoda de Valaquia, pertenecía a una Orden fundada en 1418 para luchar contra los turcos, dentro de la cual era conocido como Dracul ('diablo', en rumano); así pues, Vlad Tepes era Vlad Draculea, es decir, Vlad hijo de Dracul o del diablo. Pero esto del nombre es anecdótico. Tal vez interesó más a Stoker la leyenda que hacía de Tepes un monstruo sanguinario, con verdadera fijación por empalar a sus víctimas (no siempre enemigos). En un documento que envió al rey de Hungría en 1462, consignaba que había empalado, hasta la fecha, un total de 23.884 personas.

La ruta de Drácula podría iniciarse en Sighisoara, ciudad valaca que conserva todo su encanto medieval y declarada patrimonio de la humanidad. A la ciudad alta o ciudadela se accede a través de escaleras o callejas empinadas, y de puertas abiertas en murallas y torres, como la soberbia Torre del Reloj. A escasos metros de ésta, una casa que funciona como taberna y restaurante es el lugar más visitado: allí vivía el abuelo del Vlad Tepes, y es donde se supone que nació éste; unos frescos conservados en una de las salas enseñan el supuesto retrato de Vlad. Al margen del personaje, Sighisoara es una de las ciudades más pintorescas y gratas del país.

La ruta de Drácula puede iniciarse en Sighisoara, que conserva todo su encanto medieval y fue declarada patrimonio de la humanidad

Según la novela, Jonatham Harker, el protagonista, se alojó en Bistrita, al norte de Sighisoara, en un hotel llamado La Corona de Oro. El hotel nunca existió, pero ante la demanda de los turistas, las autoridades construyeron uno con ese nombre. Bistrita es una ciudad tranquila, casi pueblerina, y de allí parte la carretera que conduce al Paso del Borgo. Es en ese lugar donde, según el relato, se encontraba el castillo de Drácula, y donde Jonatham se entrevistó con él. Tampoco existió nunca allí un castillo, pero cediendo de nuevo al morbo literario, las autoridades construyeron en 1977 un hotel llamado 'Castillo de Drácula', donde los huéspedes saben de antemano que la habitación incluye, además del desayuno, algún susto de feria. El Paso del Borgo, sin embargo, nada tiene de tenebroso: es un paisaje alpino tan risueño que encaja mejor en las aventuras de Heidi que en historias de vampiros.

Muchos otros lugares tratan también de aprovechar el mito; aquellos por los que pasó Vlad, aunque fuera efímeramente. Uno de ellos es el castillo de Bran. Vlad apenas lo pisó, al regreso de Brasov (donde, por cierto, empaló a sus notables, por no prestarle la ayuda esperada). Y aunque el castillo era una fortaleza medieval, en 1920 fue restaurado al estilo de chalet de sierra, para alojar a la familia real rumana. El caso es que se ha convertido en epicentro del mito Drácula, con una verbena, a sus pies, de reclamos y souvenirs. El castillo acaba de ser devuelto al descendiente de la familia real, quien se niega a que el nido de su niñez sea vampirizado por Drácula y convertido en parque temático, gestionado por una multinacional. Pero los mitómanos ya asedian por millares sus jardines y, si no es aquí, pronto tendrán su parque temático en otra parte.