Fiscalidad

Alemania recorta el impuesto de sucesiones a las empresas

El Gobierno alemán aprobó ayer la reforma del impuesto de sucesiones en el caso de empresas heredadas, que recorta la presión impositiva en estos casos siempre que el heredero opte por mantener la compañía y los puestos de trabajo.

En concreto, el proyecto de ley establece reducir durante un periodo de diez años el impuesto de sucesiones un 10% anual, si la empresa mantiene su magnitud inicial durante ese mismo periodo. Esto implica que conserve su plantilla de trabajadores prácticamente intacta.

Con ello, en la práctica, supondrá que la empresa quedará exenta del pago de dicho tributo.

Esta disminución del impuesto de sucesiones -cuya recaudación es competencia exclusiva de los estados federados- supondrá una caída de ingresos de unos 450 millones de euros anuales, según cálculos oficiales.

Si bien, la tramitación parlamentaria de esta norma se retrasará al próximo año, ya que está pendiente de una sentencia del Tribunal Constitucional, que debe aclarar algunos puntos de la ley.

Mejora la confianza

Por otra parte, la confianza de los empresarios alemanes, medida por el instituto de investigación económica (IFO), reflejó una mejora de este indicador en octubre, después de tres meses consecutivos de descensos.

A la vista de este dato, el IFO considera que la recuperación de la economía alemana se mantendrá durante todo 2007, pese a la prevista subida de impuesto sobre el valor añadido (IVA), que sólo ralentizará el crecimiento del primer trimestre, según sus cálculos. Es especialmente destacable la mejora de la confianza de los empresarios del sector manufacturero, mientras que el avance en los de la construcción fue mínimo. Asimismo, los expertos de este instituto económico prevén una buena marcha de las exportaciones y del sector del comercio mayorista.

En cuanto a los precios de consumo, ayer se supo que el IPC interanual se situó en octubre en el 1,2%.