Adquisiciones

España hace la lista de la compra en Europa

Citigroup identifica 17 posibles objetivos de opa por parte de empresas nacionales en el mercado de la UE

Las empresas españolas salen de compras a Europa. Compañías como British Telecom, British Energy, Yell, Pearson, Gallaher, Swedish Match o Electrolux son candidatas a ser absorbidas por alguna firma española en busca de diversificación. Desde 2004, la inversión realizada por España en valores europeos listados asciende a 166.000 millones de euros, el segundo país de Europa después de Francia (182.000 millones), si bien en el caso galo más de 100.000 millones corresponden a las operaciones Sanofi/Aventis y Suez/Gaz de France. Un informe de Citigroup recoge 17 valores europeos que pueden ser objeto de opa por parte de alguna compañía española. El perfil es de empresas pertenecientes a sectores poco cíclicos, con un endeudamiento bajo, con elevados flujos de caja y baratas en términos de valoración.

'Probablemente, aún no hayamos visto el final de los flujos de fusiones y adquisiciones españolas', concluye Citigroup en su estudio. 'Las compañías han generado un abundante flujo de caja, gracias al auge de la economía doméstica y necesitan diversificarse', añade el banco.

La lista elaborada por Citigroup incluye 10 empresas británicas, dos francesas, dos suizas, más las telecos Ote-Hellenic (Grecia) y KPN (Holanda) y la firma alemana de comunicaciones por satélite Prosieben Sat.

Reino Unido se presenta como el gran blanco para España, que ya controla al gestor de los aeropuertos británicos BAA, el operador de telefonía móvil O2 y la entidad especializada en negocio hipotecario Abbey National Bank.

En los dos últimos años y medio, España se ha convertido en el gran inversor en activos británicos. Las compras ascienden a 62.000 millones de euros, más que cualquier otro país y más que las propias compañías de Reino Unido han invertido dentro de su propio mercado doméstico.

'La demanda española de objetivos de adquisición en Reino Unido probablemente superará en 2006 la venta de acciones por parte los inversores institucionales británicos', asegura Citigroup, que calcula que los intentos españoles de compra tendrán un importe de aproximadamente 15.000 millones de libras (22.296 millones de euros).

La lista de la compra en Reino Unido incluye firmas como British Telecom, el grupo Pearson, la tabacalera Gallaher, Yell Group, que es la especialista inglesa en listados de páginas amarillas; la eléctrica British Energy, el grupo multimedia EMAP, la firma de publicidad Aegis Group, la compañía de transportes Stagecoach, el periódico Trinity Mirror y la consultora Taylor Nelson Sofres.

El grupo de candidatas a ser opadas se completa con Swedish Match, Electrolux, Pages Jaunes y la cadena M6-Metropole TV.

El elevado peso de los accionistas estratégicos

El perfil de las compañías españolas releva una presencia mayor que en el resto de Europa de grandes accionistas, familiares o estratégicos, que hace que el empresariado español sea en términos generales más propenso a proporcionar crecimiento y expansión, que retornos de capital.

'Un menor ratio de pay out (porcentaje de los dividendos destinado a pagar beneficios) sugiere una menor voluntad de devolver capital a los accionistas e indica una mayor inclinación de los gestores a retener los beneficios para propiciar una futura expansión', explica Citigroup. 'En todos los sectores del Stoxx 600, las compañías españolas tienen un ratio de pay out inferior al de sus comparables europeos', concluye la entidad.

'La propiedad familiar es más proclive a una política de bajos pay outs, ya que las familias suelen tener la solvencia suficiente para sobrevivir sin el cheque. La propiedad familiar explica de alguna forma el deseo de diversificar en otras áreas', resume Citigroup.

El hecho es que las empresas nacionales listadas en el Stoxx se encuentran entre las que menos porcentaje de capital flotante tienen de toda Europa. El porcentaje de free float se sitúa entre el 70% y el 75%, parejo con Francia y por encima de Italia, donde el capital de las compañías colocado en Bolsa se queda ligeramente por encima del 65%. Las cifras contrastan con las de Reino Unido, Países Bajos y Suiza, donde el free float medio ronda o supera el 90%. En Suecia, Alemania y Finlandia, el porcentaje está entre el 80% y el 85%.

Otro factor esencial es la legislación fiscal, que prevé deducciones de hasta el 5% al año por fondo de comercio; es decir, deducciones por aquellos activos intangibles resultantes de la absorción o fusión de una empresa a un precio superior al valor contable de la misma.

Ventajas y factores de riesgo

Bajo coste de la deuda. La entrada en la Unión Monetaria Europea ha beneficiado significativamente a las empresas españolas. En 1995, el diferencial entre los bonos españoles y alemanes a largo plazo era de 500 puntos básicos, ayer la brecha era de unos escasos cinco puntos básicos (3,829%, frente a 3,834%).

Fuerte dinamismo. España es el país de los cinco grandes de la zona euro que mayor crecimiento ha experimentado en los últimos 10 años. El PIB per cápita representa el 93% de la zona euro, comparado con el 78% que era en 1996.

Desequilibrios. La pujanza de la demanda doméstica tiene también su lado negativo y en el caso de España, éste se traduce en un abultado déficit por cuenta corriente, que equivale ya al 8,5% del PIB. Dentro de la zona euro, la cifra es sólo superada por Portugal.

Divisa. La pertenencia al área euro impide a España recurrir a las devaluaciones para ganar competitividad. Pero también ha eliminado los riesgos cambiarios en las transacciones dentro de la eurozona y ha reducido notablemente este riesgo en las operaciones con países como Reino Unido o EE UU.