Ley de Dependencia

CC OO quiere plantillas fijas para los servicios de dependencia

Comisiones Obreras presentó ayer sus propuestas para desarrollar la ley de Dependencia, entre las que se encuentra que las empresas que ganen un concurso público para realizar su actividad en el futuro sistema nacional de atención a dependientes, 'cuenten con una plantilla propia y estable, evitando la mera puesta a disposición de los trabajadores'.

Este será uno de los criterios que, a juicio de CC OO, deberá aparecer en los pliegos de condiciones para que una empresa acceda a un concierto de servicios públicos de atención a personas dependientes. El sindicato defiende que sea en estos pliegos en los que se descienda a un nivel concreto de exigencia de estabilidad del empleo de las empresas concesionarias, de forma que se pueda 'primar' a las que superen los requisitos de lo exigido para conseguir la acreditación general para la prestación de servicios. Asimismo, sugiere que se premie a las empresas con planes de igualdad y con planes de conciliación de la vida laboral y familiar.

Según lo explicado ayer por los responsables sindicales en unas jornadas sobre el desarrollo de la ley de dependencia, a los concursos públicos se podrán presentar 'aquellas empresas y entidades que, disponiendo de autorización administrativa, concurran a un proceso selectivo regulado mediante un pliego de condiciones publicado por la Administración competente'.

Además, CC OO reclamó que en dichos pliegos se haga referencia a que las condiciones laborales de los trabajadores esté reguladas por convenio colectivo y exigió que se garantice la participación sindical, tanto en la elaboración de los requisitos para acceder a un concurso público como, después, en los procesos de concesión y renovación de los conciertos (autonómico y locales).

El sindicato considera que deben crearse instrumentos públicos de control de estas empresas y un sistema obligatorio de certificación de calidad. También pide que los sindicatos estén presentes en estas evaluaciones. Llama igualmente la atención sobre la necesidad de establecer perfiles profesionales de los cuidadores y regular sus procesos de formación.