Turismo

Iberia mantendrá el estatuto legal de las agencias aunque elimine la comisión

La recta final del proceso para imponer el fin de las comisiones fijas en la venta de billetes sigue sin acuerdo. Iberia ofrece a la patronal mantener el actual estatuto legal de comisionistas para que las agencias de viajes conserven una fiscalidad favorable y puedan derivar hacia la aerolínea las responsabilidades por incumplimiento de servicios que le sean imputables. Las agencias exigen que mantenga el 1% de comisión fija.

La reunión del martes entre Iberia y las patronales del sector de las agencias de viaje Aedave y Caave terminó una vez más sin acuerdo. El canal de distribución sigue aferrado con uñas y dientes a la postura de conservar una comisión fija del 1% y no quiere atender a ninguna otra propuesta que suponga aceptar la completa eliminación de un porcentaje previamente concertado por la venta de un billete o un paquete turístico.

'Merecemos una remuneración por nuestro trabajo de gestión en la venta de billetes', dijo ayer el presidente de la patronal, Caave, Jesús Martínez Millán.

Iberia, por su parte, no piensa en rectificar y da por supuesto que a partir del primero de enero las comisiones fijas habrán desaparecido por completo en las relaciones con su distribución. Como alternativa, lanza una comisión variable que se pagará en función de los éxitos en la venta de las promociones puntuales que en cada momento desee lanzar la aerolínea.

'El problema es estrictamente económico', dicen en el sector

En el marco de esta política, los negociadores de Iberia pusieron el martes encima de la mesa de negociación que mantienen con Aedave y Caave una oferta en firme por la que se comprometen a mantener el actual estatuto legal como comisionista de las agencias de viajes, aunque desaparezcan los pagos de un porcentaje fijo en la venta de cada producto.

Las agencias creen que en el fondo se podrá llegar a un acuerdo en el terreno jurídico y en la nueva relación entre las partes. 'Pero ésa no es la cuestión', explica Martínez Millán.

El problema es estrictamente económico. 'Queremos que nuestra actividad sea recompensada como ha venido haciéndose hasta ahora, y seguiremos pidiendo el 1% de comisión actual sobre ventas'. El sector considera que existe una gran inquietud debido a esta pérdida de ingresos y confía que la dirección de Iberia lo reconsidere.

Iberia ha ofrecido una nueva fórmula que incluya los derechos y obligaciones de cada parte, uno como proveedor de servicio y otro como distribuidor a comisión.

Fuentes de la compañía aérea aseguraron que esta oferta debería despejar definitivamente el camino del acuerdo, ya que supone otorgar todas las garantías para que las agencias mantengan su actual situación. Iberia señala que al mantener una relación legal con su canal de proveedor y comisionista, acepta hacerse plenamente responsable de los incumplimientos por la prestación de los servicios de transporte contratados en los que pueda incurrir y que le sean imputables.

La compañía aérea que preside Fernando Conte asegura, igualmente, que con el mantenimiento del estatuto legal de comisionista, la agencias de viaje podrán mantener el actual régimen tributario que obliga a la compañía aérea a hacerse cargo de la tributación. En este terreno, las agencias confían en que Iberia se haga cargo de esta tributación ya que si no la situación para las empresas intermediarias sería insostenible. 'Habría que aumentar las infraestructuras de administración de las empresas y esto supondría un coste adicional de 12 millones de euros anuales', comenta.

Una simbiosis difícil de romper

El negocio de las agencias de viajes está muy pendiente de las decisiones de Iberia porque de ellas depende gran parte de su actividad. Hace algunos años, la compañía de bandera les pagaba hasta un 7% de comisiones sobres ventas. Ahora, con su plan de recortes, sólo les remunera con un 1%, que eliminará en 2007.

Esta nueva situación ha provocado gran malestar de un sector que emplea a 50.000 personas. Iberia, a su vez, vende casi el 80% de sus billetes a través de estas empresas, lo que significa que las dos partes viven en una necesaria simbiosis. De momento, a ninguna de ellas le interesa prescindir de la otra, por lo que se hará todo lo posible por llegar a un acuerdo en estas negociaciones. Pero si no se alcanza un pacto, las agencias estudiarán 'todas las posibilidades legales para mantener su comisión fija a parte de las garantías que le ofrece la aerolínea'.

En estos últimos años ambas han mantenido sus más y sus menos en las conversaciones sobre el nuevo sistema retributivo, aunque al final se ha impuesto la decisión de Iberia, que ha ido copiando el mercado.