Productos financieros

El espejismo de unificar deudas

Ampliar crédito en empresas especializadas resulta más caro que en el propio banco

La subida de los tipos de interés ha dejado a numerosos clientes bancarios con el agua al cuello, ante lo que están aflorando variadas ofertas de reunificación de deudas. Prometen significativas rebajas de la cuota mensual que hay que devolver al banco aunque, como señala el dicho popular, sin dar duros a cuatro pesetas.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advirtió recientemente contra las empresas especializadas en la reunificación de deudas que, del mismo modo que las financieras que ofrecen créditos rápidos, acogen a los clientes más apurados, pero a cambio de los precios más caros del mercado.

La morosidad no es obstáculo. 'Resolvemos casos difíciles: embargos, Asnef y RAI (Registro de Aceptaciones Impagadas)', es el eslogan de una de estas compañías, Credit Services. Promete reducir una cuota mensual de 1.040 euros, con 600 euros correspondientes a una hipoteca, a una letra de sólo 500 euros. La OCU señala que tal milagro se limita a la cancelación de los créditos vivos para abrir otro crédito nuevo por el importe necesario para pagar el capital pendiente. Sin embargo, tal operación implica elevados gastos y altas comisiones, que en algún caso pueden llegar al 7%, y que el propio usuario puede realizar en su entidad financiera a un coste sensiblemente inferior.

La reunificación de deudas en entidades especializadas es, según la OCU, 'una opción mucho más cara que la negociación por parte del propio consumidor de la ampliación o novación del crédito con su banco e incluso la subrogación en otra entidad financiera distinta'. La OCU apunta que la cancelación de dos préstamos pendientes y la contratación de uno nuevo en una de estas entidades puede generar gastos de hasta 15.000 euros, sin que estas entidades especializadas ofrezcan información detallada del tipo de interés y las comisiones del nuevo préstamo. Este sería el precio por recortar unos gastos totales de 1.656 euros a 870 euros mensuales, según calcula la OCU.

La organización de consumidores aconseja en estos casos la negociación del cliente con su banco habitual aunque fuentes financieras señalan que la demanda de reunificación de deuda es escasa y está más vinculada a compañías ajenas al circuito de la banca tradicional.

Para clientes con deudas en otras entidades y que deseen liberarse del pago de tipos de interés elevados, Ibercaja ofrece un servicio de reunificación de deuda que emplea como garantía la vivienda del solicitante. La caja realiza una nueva tasación y concede financiación en función de la diferencia entre esa nueva valoración de la vivienda y la hipoteca pendiente de amortizar. El tipo de interés ronda en este caso el euribor más 1%, explican en la caja, lejos de los precios de las financieras de consumo y de créditos rápidos.