El mercado por dentro

'¿Me podría comprar una eléctrica para mañana?'

Los bancos de inversión consiguen financiar, preparar y ejecutar en 24 horas compras de paquetes accionariales de 3.000 millones de euros

Si tú eres solvente, yo te lo hago'. El director del área de mercados de una entidad financiera lo tiene claro. Si alguien le encarga comprar el 10% de una empresa cotizada, lo hace. En un día, para que la noticia no se filtre al mercado y encarezca la operación. ¿Cómo? 'Bueno, hay que llamar al telechino', bromea, 'porque nos pasamos la noche aquí unos cuantos incluidos los jefes, confiesa, pero se hace'. La semana pasada se efectuaron varias operaciones de este tipo. La compra del 15% de Endesa por parte de Acciona, la del 10% de Iberdrola por ACS o la del 5% de Sacyr por la Mutua Madrileña. Salvo en el caso de Sacyr Vallehermoso, las operaciones se ejecutaron con pulso de cirujano, sin filtraciones previas aparentes.

Estas compras no se hacen en el mercado. Lo colapsarían. Endesa, por ejemplo, negoció el viernes el 0,56% de su capital en Bolsa. Una orden del 0,25% ya sería suficiente para disparar el precio. Y, aunque se compre poco a poco, el mercado se acaba dando cuenta de que hay quien compra, con los mismos efectos. Si se quiere el 10% de una compañía hay que ser rápido y discreto. Profesional.

No es cosa fácil. Porque, aparte de todo, la gente no suele tener en el banco 3.000 millones. El banco debe encontrar el dinero, prestarlo, establecer garantías sobre el préstamo, fijar las condiciones legales de la operación comprar los valores sin que el mercado se entere antes de tiempo y cumplir las obligaciones legales con la CNMV. En un día. 'Si llaman un día por la mañana tenemos hasta el día siguiente a la apertura de mercado. Si se tarda más el mercado se termina enterando'.

'Estas operaciones indican la cantidad de liquidez que hay en el mercado y la disposición a prestarlo', explica Jesús Alfaro, catedrático de derecho mercantil en la UAM y socio de Albiñana y Suárez de Lez. 'Hace 10 años sería impensable, era el financiador el que tenía la sartén por el mango y ponía las condiciones. Hoy hay competencia, aunque no muchas entidades están en condiciones de prestar este servicio'.

La estructura suele ser similar, y los contratos más o menos estándar. Se crea una sociedad para este propósito, una empresa vehicular, filial pero separada jurídicamente del comprador. Ella recibirá el préstamo y en ella estarán depositadas las acciones que se compren. El crédito con el que se financia la compra se otorga sólo a esta sociedad, y la carga no se puede trasladar a la matriz. 'Es por una cuestión de tiempo, se necesita dinero de inmediato y no se puede conceder un préstamo tan voluminoso tan rápido. Se llama crédito puente y está ligado a una garantía, un colateral, que suelen ser las propias acciones que se van a comprar. Como no es suficiente, se pide una garantía adicional, de entre el 15% y el 25% por encima del valor del préstamo, según la volatilidad de las acciones que estén como colateral. Puede ser en forma de acciones, de dinero o de garantías de la empresa matriz', explica el jefe del área de mercados. Esta es una primera fase. 'Pasado un tiempo estas operaciones se suelen refinanciar. Se integra el vehículo de inversión en la casa matriz, que se queda con las acciones, y se busca una estructura financiera global para', explica Jesús Alfaro.

Una vez se tiene el dinero, queda encontrar al vendedor. 'Cada empresa es distinta. La operación de Endesa pudo ser más sencilla que la de Iberdrola, porque es un valor objeto de opa y la gente está retratada, hay hedge funds…' Mientras la Bolsa está abierta intentan hacerse una idea del accionariado. Pero no se da ninguna orden para evitar que suba el precio y, también, porque con el mercado cerrado tienen hasta el día siguiente para informar a la CNMV. Se prepara la maquinaria para la sucesión de compras, que se desencadena a las 17.35 horas, cuando cierra la Bolsa. 'Se avisa a todas las mesas de negociación del banco. Se da la orden de comprar paquetes a ese precio y toda la red se pone a ello', explica. La información llega al mercado y, como ocurrió en el caso de Endesa, el valor se dispara en Wall Street. 'Se tocan todos los palos. Se pregunta a los clientes, se busca en bases de datos, se habla con contrapartes internacionales...' Se empieza por Europa, se sigue por la costa Este de EE UU, se continúa por California y se termina en Asia, si quedan acciones por comprar.

De madrugada queda confirmar que las operaciones se han hecho bien, preparar las comunicaciones a la CNMV, que se efectúan sobre las 8 de la mañana, y hacer el seguimiento de las compraventas. æpermil;stas se canalizan a través de la Bolsa, donde se reflejará la operación en el llamado mercado de bloques.

'El precio depende del cliente, de la complejidad de la operación y del riesgo', explica el banquero que, como era de esperar, se guardan para sí las cifras. Pero, obviamente, tanto el interés del préstamo inicial como las comisiones son sensiblemente superiores a lo normal. Al fin y al cabo, la cúpula de un banco de inversiones no cena de telechino y se queda sin dormir por unas migajas…

Un negocio difícil

Para realizar estas operaciones es necesario tener disponible financiación rápida y una red de ventas capaz de comprar grandes paquetes de títulos en muy poco tiempo. En España sólo los dos grandes y la banca extranjera puede hacerlo.