Mala imagen

McDonald's intenta quitarse las etiquetas

La mayor cadena de comida rápida del mundo quiere desprenderse, de una vez por todas, de la imagen de alimentación insana y dañina que se le adjudica de forma recurrente. Tras poner en marcha hace dos años una agresiva campaña contra la obesidad potenciando sus menús de ensaladas, fruta fresca y yogur, ahora va a lanzar el etiquetado nutricional en todos sus productos. Con ello pretende, precisamente, quitarse otra etiqueta, la de comida basura.

Ahora, el cliente encontrará en todos los envases de McDonald's la información nutricional que contiene el alimento que va a consumir, con el porcentaje de calorías, grasas, hidratos de carbono, proteínas y sal.

La iniciativa, que se ha ensayado en España y Reino Unido como países piloto, tiene ámbito europeo y, en una segunda etapa, mundial. 'España ha sido pionera por el interés que mostró el equipo directivo para poner en marcha una acción como ésta, pero se trata de un proyecto global', comenta Patricia Abril, presidenta y directora general de McDonald's España.

La enseña deja la puerta abierta para que sus competidores participen en el proyecto

De hecho, la intención de la multinacional de la hamburguesa es que antes de que finalice el año, 20.000 restaurantes cuenten con información nutricional en sus envases. A medio plazo, el objetivo es que esta iniciativa se extienda a los más de 30.000 restaurantes que la cadena posee en todo el mundo. 'En Europa el lanzamiento se hace de forma simultánea, pero en Estados Unidos (el principal mercado de McDonald's) se hará de forma progresiva', explicaron ayer en rueda de prensa los directivos de la filial española.

Y es que la imagen de comida sana que ha intentado ofrecer desde hace un par de años también tiene su impacto en la cuenta de resultados. Sobre todo en Europa, donde las ventas de ensaladas tuvieron una notable aceptación el año pasado.

El gigante de la hamburguesa intenta también diferenciarse de sus competidores, pero el proyecto es 'sobre todo, una iniciativa en la que queremos dar cabida a otras empresas del sector. Se ha invitado a todos a participar a través de la Asociación Europea de Restauración Moderna, con sede en Bruselas, y para que otras cadenas puedan sumarse a la iniciativa no se han registrado ni los iconos que se utilizan en los envases, ni los sistemas de información, ni el protocolo de calidad empleado', asegura Patricia Abril. La primera ejecutiva de la filial española reconoce, no obstante, que ignora los motivos por los que su propuesta no ha tenido eco entre sus competidores.

Además, McDonald's también pondrá al servicio de los consumidores una página web en las que cada persona podrá introducir sus datos concretos (edad, sexo, peso, complexión, ejercicio físico,...) para conocer la cantidad de nutrientes que debe ingerir a diario, así como el tipo de productos que necesita para una dieta rica y equilibrada.

Para impulsar el proyecto, McDonald's pondrá en marcha una campaña que incluye la distribución de cuatro millones de folletos en los que se explican tanto las pautas recomendables desde el punto de vista nutricional como las indicaciones desarrolladas por la enseña.

Iconos tras la investigación

La hamburguesa con queso tiene 300 kilocalorías, el McPollo de 181 gramos ofrece 405, el Big Mac tiene 495 kilocalorías, y el McRoyal de Luxe, un total de 535 kcal. Así lo indican los envases de cada uno de los productos, aunque lo importante no es sólo la cantidad de calorías que aporta cada hamburguesa, sino la distribución nutricional que contiene, es decir, el total de proteínas, grasas, hidratos de carbono y sal que lleva, así como el porcentaje medio necesario por día para un adulto tipo. Y es que el etiquetado nutricional de McDonald's se ha desarrollado por 'expertos independientes a partir de las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y de varios países europeos', según la cadena.

Para homologar los parámetros que se utilizarán en los envases, se han creado unos valores de referencia diarios (VRD) que marcan el consumo medio de calorías y nutrientes que debe estar presente en la alimentación diaria. Según McDonald's, el grupo europeo de nutrición recomendó que se tomara los VRD para el consumo de energía más baja, es decir, calculados para mujeres en vez de hombres, y en un rango de edad de entre 20 y 30 años con escasa actividad física y una necesidad energética de 2.000 kcal. Para los menús infantiles, los promedios utilizados son los necesarios para una niña de entre cuatro y siete años con una actividad física normal.