Ciencia

La primera turista espacial regresa a la Tierra

La nave Soyuz TMA-8 que transporta desde la Estación Espacial Internacional (ISS) a la turista Anousha Ansari, el cosmonauta ruso Pavel Vinogradov y el estadounidense Jeffrey Williams, aterrizó hoy en Kazajistán, han informado fuentes rusas. "El descenso de la cápsula de la Soyuz TMA-8 ocurrió a las 01.14 GMT" (03.14, hora española), ha informado el Centro de Control de Vuelos Espaciales de Rusia (CCVE), citado por la agencia oficial Itar-Tass.

Ha explicado que durante el vuelo de retorno Ansari, Williams y Vinogradov tuvieron puestas unas ligas fisiológicas, que impiden la acumulación de sangre en las piernas, fenómeno que ocurre por la desaceleración cuando desciende la nave de la órbita. "Durante el descenso de la órbita, los cosmonautas deben soportar sobrecargas de hasta cuatro unidades y el nivel más alto ocurre a una altura de 33 kilómetros cuando todavía quedan 17 minutos para que concluya el descenso", ha subrayado el portavoz del CCVE.

En la operación de rescate de la Soyuz TMA-8 participaron más de 200 especialistas, 13 helicópteros, cuatro aviones y siete vehículos todoterreno. Tras abandonar la cápsula con ayuda de los socorristas, Ansari, Vinogradov y Williams, cubiertos con mantas, han sido sometidos a un primer y breve reconocimiento médico en un hospital móvil.

Veinte millones de dólares

Ansari y sus compañeros serán transportados en helicópteros a la localidad kazaja de Kuztanai. Allí abordarán un avión rumbo al aeródromo militar ruso de Chkalovski, y desde allí se trasladarán en autobuses a la Ciudad de las Estrellas, cerca de Moscú, donde pasarán un tratamiento médico de adaptación tras concluir su misión espacial.

Vinogradov y Williams permanecieron 183 días en la ISS, mientras que Ansari estuvo apenas nueve días que marcaron una aventura espacial sin precedentes. De origen iraní y nacionalidad estadounidense, Ansari, de 40 años, pasará a la historia como la primera mujer turista que viajó al espacio en una nave rusa para pasar una temporada en la Estación Espacial.

Experta en comunicaciones, Ansari desarrolló en la ISS experimentos científicos, atendió vídeo conferencias y grabó los momentos más notables de su aventura, por la que desembolsó más de 20 millones de dólares.