Raimón Martínez Fraile

"El turismo debe subir los precios para reinvertir más y mantener la calidad"

Considera que el alza de precios observada durante esta primavera ha sido un elemento básico para reforzar la competitividad del sector

Asegura que hay muchos tópicos y frivolidad en el sector turístico. Hace esa aclaración para dejar claro que el turismo en España funciona bien, es de calidad y no es de bajo precio. Incluso considera que existe margen para subir un poco más los precios, 'siempre y cuando se reinviertan los beneficios y se mantenga una imagen de calidad del turismo'.

¿Qué valoración hace de la actividad turística en los ocho primeros meses del año?

El turismo se está haciendo relativamente bien. Desde la Administración central estamos cumpliendo con nuestra obligación para que cada vez haya más turistas, que las empresas turísticas sean rentables y que cada vez creen más riqueza social y mantengan el nivel de calidad reinvirtiendo parte de los beneficios.

En la última edición de Fitur, en contra de lo que quisiera que ocurriera, dije que íbamos a tener más turistas y menos ingresos. Y por ahora se está cumpliendo. Por eso creo necesario que hay que acabar con la frivolidad y los tópicos que hay en el sector. No tenemos un turismo barato. De hecho realizamos un estudio recientemente dividiendo a los turistas por ocho segmentos de gasto. El más alto era de 480 euros por día y el más bajo era de 60 euros. El resultado final es que la gran mayoría oscila entre 360 y 90 euros de gasto diario por persona. ¿Eso es baja calidad, eso es un turismo de precios bajos?

Entonces, ¿considera que los alojamientos hoteleros deberían subir los precios que cobran?

Los precios de esta primavera, que se han mantenido moderadamente al alza tal y como deseamos que evolucionen, han sido un elemento básico para la competitividad del sector. Tenemos un producto de calidad y por lo tanto si tenemos ese nivel de calidad, no podemos ser un país barato. Debemos tener unos precios acordes con los servicios. Algunos empresarios han subido precios y lo han vendido todo durante esta temporada.

Sin embargo, una subida de precios puede incrementar la inflación y provocar una bajada en el número de turistas.

Precisamente por ese motivo cambiamos, aunque ha pasado sin llamar demasiado la atención en los medios de comunicación, las tablas de amortización, rebajando los tipos y los plazos para amortizar las inversiones en infraestructuras turísticas. Hemos tenido que demostrar a Hacienda en una negociación de 18 meses que había que cambiar los criterios de amortización, que eran de hace 30 años.

Si las empresas del sector pagan menos impuestos y capitalizan antes su empresa, provocará una continuidad para invertir en calidad. El cambio de las tablas de amortización bajará los ingresos de Hacienda, pero la mayor actividad y el alza de precios que puedes acometer provocará que la recaudación sea más alta a medio plazo.

Otros dos objetivos eran la desestacionalización y la deslocalización del turismo nacional.

En los ocho primeros meses del año hemos conseguido que julio y agosto sean los meses que porcentualmente menos crecen en cuanto al número de turistas. Antes de estos dos meses, el crecimiento porcentual medio al mes era del 6,1%; en julio y agosto el crecimiento fue del 2,9%, con lo que la media acumulada se ha quedado en el 4,9%. Esto podría plantearnos ciertas dudas sobre si el modelo de sol y playa está agotado. Hemos podido comprobar que en algunos sitios sí se está produciendo ese fenómeno, pero en otros, como Canarias, se ha producido el efecto contrario. Tras 48 meses de caídas consecutivas en el número de turistas, hemos llegado a números negros en Canarias, así que hemos llegado a la conclusión de que caben más. Otro logro importante es que hemos conseguido que el número de turistas aumente mucho más en las zonas turísticas de interior que en los destinos más solicitados, como Cataluña, Baleares, Canarias, Andalucía y Madrid. Así, la media nacional de turistas en estas zonas fue del 6,1%, mientras que las del interior es del 17,4% en 2005. Un buen ejemplo fue Castilla y León, que pasó en un año de recibir medio millón de turistas (el 1% del total) a 1,4 millones (el 2,5%).

¿Cuáles son los mercados internacionales que más inversión y promoción necesitan para aumentar las cifras de turistas?

Nuestros principales competidores son Francia y Estados Unidos. En este último hemos conseguido encadenar tres meses con números negros. Sin embargo, es un mercado falso, porque de los 250 millones de habitantes, tan sólo un 12% tiene pasaporte. Por lo tanto parece lógico que sea más interesante el mercado alemán, con 80 millones de habitantes. Sin embargo vamos a seguir insistiendo en el segmento del golf del mercado norteamericano, ya que cuenta con 65 millones de licencias. Sólo hace falta saber cuantos tienen pasaporte.

'El bajo coste no trae turismo de baja calidad'

Martínez Fraile cree que las únicas moratorias que tienen sentido son las que sirvan para la ordenación del territorio. 'Creo que el objetivo debería tener un mezcla de hoteles y segundas residencias como nuestros competidores'.

El 31% de los turistas que llegan en avión lo hicieron con líneas de bajo coste. ¿Este cliente no responde a un turismo de baja calidad?

Eso es un tópico. Las areolíneas de bajo coste no traen turismo de baja calidad. Es un sistema de transporte y el Gobierno no es nadie para decirle a la gente que viaje pagando más o menos. Estas aerolíneas rebajan costes en aquellos que nosotros no ingresamos. Además lo que se ahorre el turista en el billete de avión, seguramente lo gastará cuando llegue a su destino. Otro dato que no se comenta es que, si bien el bajo coste supone el 31% de las entradas en avión, ha crecido en los ocho primeros meses de 2006 un 50% menos que en 2005, pasando del 30% al 15%.

Los alojamientos que ofrecen todo incluido parece que tampoco responden a los criterios de calidad que se quieren impulsar.

El todo incluido no es ni bueno ni malo. Es una manera de comercializar viajes. No estamos en contra de que los hoteleros vendan paquetes de todo incluido. Tan sólo creemos que no es la imagen que queremos que acompañe a nuestro turismo y por eso pedimos que el todo incluido reúna unas condiciones de calidad. Lo que es inaceptable es decir que un todo incluido es un hotel de 300 habitaciones, con 20 hamacas, una piscina y un grifo de cerveza. En España los hay de mucha calidad, sobre todo en Canarias y Baleares.

Seguirá hasta el final de la legislatura

Llegó a su cargo de la mano de José Montilla. La salida de éste, la llegada de Joan Clos, rival en su etapa como político en Cataluña, y la proximidad de las elecciones catalanas habían disparado los rumores sobre si acompañaría al anterior ministro de Industria en el viaje de vuelta. Dice que lo primero que le pidió Clos fue que siguiera hasta el final. 'Así lo haré, creo que hay muchas cosas que resolver'.