Polémica

Presidente de Irán: "Respetamos al Papa y a todos los que quieren la paz"

El presidente iraní, Mahmud Ahmanideyad, expresó hoy su respeto al Papa y a todos los que quieren la paz, al ser preguntado sobre la polémica desatada por una cita de Benedicto XVI sobre el Islam y el profeta Mahoma. En una rueda de prensa conjunta con su colega venezolano, Hugo Chávez, el dirigente iraní se limitó a comentar que había "escuchado" que las palabras del Papa fueron "modificadas" y lamentó que a veces se den "informaciones incorrectas", sin ofrecer más precisiones.

"Nosotros respetamos al Papa y a todos quienes están interesados en la paz y la justicia", subrayó, antes de agregar que "musulmanes, cristianos, judíos, todos, si verdaderamente son seguidores de Dios, son partidarios de la paz, de la hermandad.".

Ahmanideyad, que concluye una visita de dos días a Venezuela, no hizo más comentarios acerca del discurso del Papa, que ha suscitado fuertes reacciones de protesta en el mundo musulmán. Agregó, no obstante, que "las guerras y violaciones (de los derechos)" del siglo XX fueron causadas por Norteamérica y países europeos. "Parte del Gobierno estadounidense y algunos de países europeos no son cristianos, porque Cristo es profeta de paz y humanidad", subrayó.

Bush acepta las disculpas del Papa

Por su parte, el presidente de EEUU, George W. Bush, ha declarado que el papa Benedicto XVI es "sincero" al pedir disculpas tras un discurso que ha herido la sensibilidad de los musulmanes. Durante una reunión con el primer ministro malayo, Abdallah Ahmed Badawi, Bush ha aludido a la polémica y ha recordado que el Papa "había pedido disculpas. Y el presidente cree que el Papa es sincero en su disculpa", según el director para Asia del Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Dennis Wilder.

El Vaticano, que ha puesto en marcha su maquinaria diplomática para explicar las palabras del Papa, ha vuelto a insistir, por boca de su nuevo "ministro de Exteriores", el arzobispo Dominique Mamberti, que la polémica sobre el discurso del Papa se debe a una "lectura apresurada" de una parte del mismo (la de Mahoma).

Mamberti ha subrayado que una de sus prioridades es potenciar el diálogo con el mundo musulmán. Sin embargo, las críticas no se aplacan en el mundo islámico, donde grupos integristas han amenazado al Papa y a los católicos.