_
_
_
_
Bajada

El superávit de los servicios cae un 37% en el primer semestre

El pésimo comportamiento de la balanza de servicios, unido al tradicional déficit comercial, han elevado a 44.599 millones de euros el déficit corriente acumulado hasta junio, un 27,1% más que en el primer semestre del año pasado.

La balanza de pagos del primer semestre, publicada ayer por el Banco de España, refleja una tendencia preocupante a añadir al tradicional déficit en el intercambio de bienes, que alcanza ya los 38.567 millones de euros. El superávit de la balanza de servicios retrocedió en el primer semestre un 37%, para quedar en 5.378 millones de euros. Las rúbricas de rentas y transferencias corrientes mantuvieron déficit similares a los del año pasado, para totalizar un desequilibrio por cuenta corriente de 35.081 millones, un 27,1% más.

El fuerte retroceso del superávit de los servicios tiene parte de su explicación en una caída del 9,3% en la rúbrica de turismo y viajes, como consecuencia del estancamiento del sector en nuestro país (los extranjeros gastaron un 1,9% menos) y del aumento de los viajes que los españoles realizan al resto del mundo (los pagos crecieron un 12,2%). Pero, con ser grave este retroceso, es aún más significativo el del capítulo de otros servicios, que incluye transportes, comunicaciones, y servicios financieros, entre otros. Aquí el déficit ha pasado de 1.521 millones, entre enero y junio del año pasado, a 3.762 millones, en el primer semestre del actual.

Por otra parte, el superávit de la balanza de capital se reduce prácticamente a la mitad, desde 3.780 millones de euros hasta sólo 1.824, como consecuencia de la disminución de los fondos europeos destinados a España. En conjunto, la necesidad de financiación que España requiere del exterior para mantener su crecimiento se elevó entre enero y junio a 42.775 millones de euros, un 36,6% más que en el mismo periodo del año pasado.

Mejoran las exportaciones

La noticia más positiva es la recuperación de las exportaciones de bienes, después de su estancamiento el año pasado. En términos nominales, entre enero y junio crecieron un 12,3% interanual, consolidando una mejoría notable, aunque insuficiente para contener el desequilibrio comercial, que supera en un 20,8% al del primer semestre de 2005 .

El motivo de dicha insuficiencia es la imparable pujanza de las importaciones, que crecen a un ritmo del 14,8%. La fortaleza de la demanda interna, unida a la limitada competitividad de los productos españoles frente a sus homólogos extranjeros (sobre todo, en el ámbito de los bienes de equipo) apoyan esta subida.

El servicio de estudios de las Cámaras de Comercio califica los datos de 'cambio de tendencia de la negativa trayectoria del sector exterior', aunque estima que, en el conjunto del año, las necesidades de financiación llegarán al 7,8% del producto interior bruto.

Newsletters

Inscríbete para recibir la información económica exclusiva y las noticias financieras más relevantes para ti
¡Apúntate!

Archivado En

_
_