Mercados

Septiembre pone a prueba los máximos estivales del Ibex 35

La Bolsa ha puesto esta semana a prueba los máximos alcanzados durante el mes de agosto. De momento, el examen de septiembre se salda con un suspenso. Los niveles alcanzados en las últimas semanas se lograron en un ambiente de poco volumen y escasez de noticias propio de las fechas estivales. Era cuestión de tiempo que los grandes inversores, a su vuelta de vacaciones, pusieran orden en la casa, bien validando los máximos, bien echando por tierra los hitos conseguidos.

Parece que ha sucedido lo segundo, aunque de momento con menos ímpetu del que se temía. En una semana falta de referencias de calado, las Bolsas han corregido con fuerza las subidas de las últimas sesiones y el Ibex se ha teñido de rojo en tres de las últimas cinco jornadas. El saldo semanal arroja un retroceso del 0,91% para la Bolsa española, que constituye la peor semana en un mes.

Con todo, la sesión del viernes supuso el regreso de la Bolsa al terreno de las ganancias. El Ibex 35 se anotó un alza del 0,56% arropado por el alza de todas las Bolsas europeas. Después de los retrocesos de días anteriores, los inversores se apoyaron en los últimos datos de la economía europea para comprar. Más aún después de que esta semana la Comisión Europea y la OCDE revisaran alza sus previsiones de crecimiento para la zona euro en 2006 al 2,5% y al 2,7%, respectivamente. El dato de exportaciones de Alemania en julio, publicado ayer, confirmó la buena marcha de la economía europea y tiró al alza de los índices.

Las subidas, no obstante, no fueron más allá del 0,5%. El Ibex 35 cerró en 12.081,7 puntos.

La subida, como se ve, no fue suficiente como para que el índice recuperara la cota de los 12.100 puntos que perdió el jueves. Lo que sí parece un punto de apoyo sólido son los 12.000 puntos, sobre los que se ha mantenido el Ibex a pesar de las caídas.

El retroceso semanal del mercado español es culpa en gran medida de Telefónica, que ha sufrido un descenso del 2,83% desde el viernes 1 de septiembre. La acción de la teleco española ha sufrido la rebaja de previsiones realizada por tres bancos de inversión extranjeros.

Wall Street no ha escapado tampoco a la corrección generalizada de las Bolsas. Aunque en menor medida, los índices cierran la semana en números rojos, después de que el Libro Beige de la Reserva Federal estadounidense haya confirmado la desaceleración económica en que está entrando el país.

España mantiene el pulso

Los fondos de Bolsa española siguen despuntando en rentabilidad. El último informe de Inverco (Asociación de Instituciones de Inversión Colectiva), con cierre a 31 de agosto, cifra en el 21,50% la ganancia media ponderada de los fondos de renta variable nacional en 12 meses. El dato es astronómicamente superior al de la media total de los fondos, que se queda en un exiguo 3,6%, por debajo de la inflación interanual.

La familia de los fondos de renta variable emergente es la única que supera a la de renta variable española, con una ganancia del 23,71%. En ambos casos, el diferencial de crecimiento económico frente al resto de economías explica el diferencial del rentabilidad.

Los inversores no han aprovechado la subida de la Bolsa en agosto. Las suscripciones netas han sido bajas, 672 millones de euros, y se han concentrado en los fondos de menor riesgo: renta fija a corto plazo (971 millones de euros) y garantizados de renta fija (188 millones). Los fondos de renta variable internacional han recibido entradas por valor de 165 millones de euros.

Los mayores reembolsos se han producido en los fondos globales, 212 millones de euros. Esta categoría la integran, entre otros, los fondos de gestión alternativa y los conocidos como fondos monetarios dinámicos.