Presupuestos

Gobierno, patronal y sindicatos retoman una negociación de corte social

A partir de las 9.30 horas del lunes están citados en el Ministerio de Hacienda sindicatos y empresarios para retomar las negociaciones sobre los presupuestos de 2007, que empezarán su tramitación parlamentaria a final de mes.

Tras la primera reunión, celebrada el pasado 25 de julio, los agentes sociales, en especial los sindicatos, ya han perfilado algunas de sus propuestas y han cuantificado el gasto necesario para algunas partidas que consideran imprescindibles. Por su parte, el Gobierno, a través del vicepresidente Pedro Solbes, se ha encargado de ir avanzando en algunos actos oficiales las prioridades del Ejecutivo en materia presupuestaria, que se centrarán en el gasto en investigación, desarrolló e innovación (I+D+i), educación e infraestructuras.

Pero quizá por encima de las cuantías para cada partida, sindicatos y empresarios se van a mostrar especialmente preocupados por la necesidad de contener la inflación, cambiar el modelo productivo de España impulsado por la construcción y la demanda interna, y establecer una política fiscal más restrictiva para contener el gasto público.

Miguel Ángel García, director del gabinete económico de CC OO, apunta que ahora es tiempo, no de cuantificar partidas, sino de gobernar y coordinar las políticas públicas, 'ya que los cimientos sobre los que se asienta nuestro crecimiento económico están muy deteriorados, a pesar de la imagen de complacencia que se está transmitiendo desde el gobierno'. A su juicio, la realidad, lejos de la que dice el Gobierno, presenta una inflación y un precio de la vivienda disparados y un sector exterior con todas las balanzas en negativo.

El Gobierno dará prioridad a la I+D+i, la educación y las infraestructuras

Los sindicatos pedirán inversiones en la parte social y control sobre la inflación y vivienda

Jesús Pérez, responsable de Empleo y Seguridad Social de UGT, asegura que es hora de cambiar un patrón de crecimiento, basado en el consumo interno y la construcción, y de que el Gobierno reafirme sus prioridades en gasto social, entre las que destaca la financiación que requerirán las pensiones mínimas o las leyes de Igualdad y Dependencia.

Desde la CEOE transmitirán de nuevo su preocupación por la evolución de la inflación, las escasas inversiones en I+D+i y la necesidad de contener una política monetaria expansiva, basado en unos tipos de interés bajos, que han elevado la inflación, han disparado el endeudamiento de las familias y el consumo interno, con los que el sector exterior, según las estimaciones de la OCDE, alcanzará a finales de año un 9% del déficit por cuenta corriente respecto al PIB.

Más crítico se muestra Ángel Laborda, director del gabinete de coyuntura de la Fundación de las Cajas de Ahorro (Funcas), que asegura que el principal cambio se debería realizar sobre la política fiscal. 'Con un diferencial de inflación tan alto sobre la zona euro y una demanda interna tan fuerte, sería necesario una política fiscal más restrictiva', asegura. En su opinión, no se ha controlado el gasto público en los últimos años y eso ha creado un exceso de demanda interna, que no ha podido ser corregida con la política monetaria desde que ésta pasó a manos del Banco Central Europeo. 'Lo recomendable sería una política fiscal más restrictiva para contener la demanda interna y el gasto público', señala.

ERC exige un aumento de entre 1.400 y 1.700 millones

Antes de retomar esta semana los contactos con el vicepresidente económico, Esquerra Republicana ya ha puesto sobre la mesa de Pedro Solbes sus condiciones para apoyar los Presupuestos de 2007, partiendo de su buena predisposición a seguir siendo un socio fiel del Gobierno. Entre ellas figura un aumento de la inversión estatal en Cataluña de entre 1.400 y 1.700 millones de euros respecto a las cifras de 2006, lo que sumaría un montante global en el entorno de los 4.000 millones de euros. La mayor parte del dinero debería salir de los principales ministerios inversores, sobre todo de Fomento y Medio Ambiente.

ERC concluye en el documento elaborado para negociar los Presupuestos que la experiencia ha demostrado la ineficacia de aumentar la inversión en determinados proyectos ya planificados, por lo que propone destinar el dinero a objetivos más flexibles como la remodelación y mantenimiento de los centros de transporte y la construcción de nuevas carreteras. Las inversiones que no pudieran ejecutarse deberían destinarse al rescate de autovías de peaje.

Los republicanos también han planteado a Economía la necesidad de aumentar las inversiones en medio ambiente y todas aquellas que dependen de los distintos ministerios que están regionalizadas. En este ejercicio han ido a parar a Cataluña el 7,8% de las inversiones promovidas desde el Ministerio de Fomento, el 3,2% de las que dependen de Medio Ambiente y el 4,6% de las procedentes de Vivienda.