æscaron;ltima

La selección de baloncesto recibe el Premio Príncipe de Asturias

Nada se les resiste. Cuando la selección española de baloncesto empezaba a aterrizar tras la resaca de una fiesta continua de más de 48 horas, 20 de ellas de viaje, y el resto de recepción en recepción, saltaba la noticia que estaba en boca de todos. La selección ha sido galardonada con el Premio Príncipe de Asturias de los Deportes 2006, fallado en Oviedo ayer a mediodía, y que será entregado en la ceremonia de los premios en octubre. Los golden boys toman así el relevo del campeón del mundo de Fórmula 1, el asturiano Fernando Alonso, premiado el año pasado.

La labor de un equipo unido, amigos dentro y fuera de la cancha, que ha logrado con su victoria en el Mundial de Japón el pasado domingo 'la página más brillante del baloncesto español', según el fallo del jurado leído por su presidente, Juan Antonio Samaranch, ha sido recompensada con el premio dotado con 50.000 euros y la escultura creada por Joan Miró. El jurado destaca el 'ejemplo de superación ante las dificultades, de espíritu de equipo, de sencillez y compromiso con los valores del deporte' de los hombres de Pepu Hernández.

Aunque la selección se perfilaba como clara favorita para obtener el galardón tras el logro de Japón, también se barajaron importantes nombres como el del veterano André Agassi, que se despidió el domingo del tenis profesional en el Open de EE UU, y el manacorí Rafa Nadal. Pau Gasol también contaba con una nominación a título individual pero el jurado ha preferido decantarse por 'esta extraordinaria generación de jugadores, liderada por Pau Gasol y bajo la dirección técnica de José Vicente Pepu Hernández'.

'Este es un deporte de equipo en el que no se puede triunfar en solitario', dice Pau Gasol, que fue nominado a título individual para el galardón

El propio Gasol, que a pesar de no poder jugar la final debido a su lesión ganó el título de jugador más valioso del Mundial, el prestigioso MVP, recuerda en la página web de la Federación Española que 'el baloncesto es un deporte de equipo en el que no se puede triunfar en solitario'. El pívot de los Grizzlies de Memphis aseguró estar muy sorprendido y orgulloso por el premio.

'Son demasiadas celebraciones y premios en tan pocos días', reconoce Jorge Garbajosa, a quien se le puso la piel de gallina al conocer la noticia. 'Creo que no se puede pedir nada más', resume por su parte Rudy Fernández, quien recuerda también el mensaje del seleccionador ante la afición el lunes en Madrid: 'Que no se olvide la palabra ba-lon-ces-to'.

Eduardo Portela, presidente de la Asociación de Clubes de Baloncesto (ACB), define el premio como el 'mejor broche a la gesta lograda en el Mundial'. Destacó que al baloncesto español, que esta temporada tendrá a cuatro jugadores en la máxima liga, la NBA de EE UU, 'le faltaban reconocimientos nacionales y el Premio Príncipe de Asturias es, sin duda, uno de los más reputados'.

Los jugadores se despidieron el martes por la noche, tras haber pasado más de dos meses juntos. En principio, serán el seleccionador, Pepu Hernández, y el capitán del equipo, Carlos Jiménez, los que irán a recoger el galardón colectivo en la ceremonia que se celebra en octubre en Oviedo y donde se entregarán los ocho Premios Príncipe de Asturias 2006.