Mercados

El Ibex repunta el 0,7% y se queda a un 4,38% del máximo de marzo de 2000

La Bolsa española se desmarca de los grandes índices mundiales. La subida del 0,7% del Ibex ayer, nuevo máximo anual, ha situado el índice a tan sólo un 4,38% del récord histórico de 2000. En Europa y EE UU los principales índices están a más de dos dígitos de aquellas cotas y aún pelean por conquistar los máximos del año.

La española saca pecho. El avance del 0,7% de ayer ha dejado el Ibex a las puertas de los 12.300 puntos y a tan solo un 4,38% del máximo histórico que alcanzó en marzo de 2000, en plena euforia tecnológica. La cota de 12,816,8 puntos que conquistó entonces se ha convertido en un objetivo de fácil alcance que ha puesto en evidencia el mejor comportamiento del Ibex respecto a los grandes índices mundiales.

En Europa y Estados Unidos las principales Bolsas aún no han logrado superar los máximos anuales de abril y mayo, un paso que se torna decisivo para que la Bolsa española prologue su escalada hacia máximos, según los expertos.

El Euro Stoxx se encuentra a un 1,38% de los niveles de mayo de 2006 y a un 42,38% de las cotas que alcanzó en el año 2000. En el caso del Nasdaq esta distancia se amplía al 8,1% si se toma como referencia los 2.370 puntos a los que cerró el 19 de abril, e implicaría un repunte del 130,2% para llegar a los niveles de la burbuja.

La especialización tecnológica del Nasdaq explica en buena medida su peor comportamiento relativo en los últimos años, algo que no se repite hasta tal extremo en el S&P 500, índice que se encuentra a un 1,13% del máximo anual y al 16,5% del históricos, un comportamiento más en línea con Europa.

El Nasdaq aún sufre los efectos de la burbuja. Una época en la que empresas de tecnología o internet alcanzaron precios estratosféricos que se vieron sucedidos por caídas de aún mayor envergadura.

Los expertos comentan que la composición del índice español explica en buena medida su superioridad actual. 'Los sectores que han ido bien en los últimos años como eléctricas y constructoras tienen un peso importante en el índice. Telefónica, por otro lado, aunque no despega se ha comportado mucho mejor que el resto del sector', explica Nicolás López, de M&G Valores. 'En parte la composición del índice y en parte la fortaleza de la economía española explican estas diferencias', añade López.

La oleada de fusiones y adquisiciones que ha vivido la Bolsa española en los últimos meses también explica su superioridad actual. 'El principal motivo son los movimientos corporativos', explica José María Figueroa, de BNP Paribas AM. Este experto comenta, a su vez, que la exposición de las empresas españolas a Latinoamérica, es otro motivo, debido al crecimiento que ha generado la región en los últimos años.

La cuestión es si el Ibex puede prolongar una subida que alcanza ya el 13,7% desde los mínimos de junio. Los expertos creen que podrá acabar el año cerca de máximos pero auguran meses de comportamiento lateral tras el fuerte repunte reciente.

El vértigo de los 13.000 puntos

La salud de las empresas españolas, ratificada por otro trimestre semestre de beneficios récord, es uno de los motivos que repiten los expertos para reiterar su confianza en el Ibex. La duda es si tras las revalorizaciones alcanzadas se podrán prolongar las alzas. Y una de las primeras claves será ver si el resto de índices rompen los máximos y se ratifica la subida del Ibex.

'Si todos lo hacen esto implica asumir un aterrizaje suave en EE UU y el fin de las subidas de tipos. Es difícil vislumbrar la desaceleración en EE UU y me inclino a pensar que los mercados se van a mover más en un rango lateral para regresar a niveles de junio', comenta Nicolás López, de M&G Valores.

Los niveles de la burbuja también traen malos recuerdos a algunos inversores que quizá salieron escaldados al verse atrapados con acciones a precios elevadísimos. 'Hay un cierto vértigo al hablar de referencias históricas pero estamos en una realidad económica mucho mejor. Los tipos siguen bajos, los beneficios se han multiplicado y las alternativas de inversión escasean', comenta Julio Hernández, de Eurodeal.