Informática

Infinity System se aventura en el negocio de la energía solar

El fabricante español de ordenadores Infinity System ha diversificado su negocio con una nueva división dedicada a la energía solar. La compañía instalará parques solares para producir energía y paneles con marca propia para viviendas.

El de la energía renovable es un mercado industrial radicalmente distinto al que Infinity System domina (la fabricación de ordenadores y equipos de electrónica de consumo), pero la compañía alcarreña, fundada por José Vicente Molera, confía en su potencial. Tanto es así que ha decido atacar dos mercados diferentes: la energía solar térmica, orientada a las viviendas, y la energía fotovoltaica, con la puesta en marcha de huertos solares, donde se generará electricidad que después venderán a empresas distribuidoras como Endesa, Iberdrola o Unión Fenosa.

La compañía se está preparando para aprovechar la demanda que se avecina, ya que a partir de este mes todos los edificios de nueva construcción están obligados a incorporar la energía solar térmica, según establece el Código Técnico de Edificación aprobado en marzo pasado por el Consejo de Ministros. El propio Gobierno estimó entonces que en pocos años se multiplicará por 10 el número de hogares españoles que contarán con esta energía ecológica para calentar el agua.

Infinity System cuenta que ya tiene homologados los distintos elementos que conforman su oferta para viviendas (panel solar, grupo hidráulico, acumulador, proyecto y dirección de obra), 'con un coste un 10% inferior a lo que ofrece el mercado', explica a Cinco Días Jorge Dot, su director de Negocio Internacional, quien añade que ya disponen de una red de instaladores subcontratados. La firma se apoyará en sus Centros Airis para promocionar el nuevo negocio, en el que su objetivo es alcanzar una cuota de entre un 10% y un 20%, 'en un mercado potencial de 1.000 millones de euros'.

En la otra actividad, la solar fotovoltaica, Infinity System está ultimando la instalación de una primera planta propia de 100 kilovatios en su fábrica de Guadalajara y prevé tener en marcha un huerto solar de un megavatio entre octubre y noviembre, en función de los trámites administrativos. Entre medias tienen otros proyectos para terceros, más pequeños, que se instalarán en Guadalajara en otras naves comerciales.

'Estamos comprando parcelas y nuestro objetivo es producir entre 15 y 20 megavatios anuales', explica Dot, quien aclara que las placas solares se las están fabricando en China, donde compran los distintos componentes. 'En España sólo fabricamos los acumuladores para las instalaciones en viviendas'.

La empresa reconoce sentirse atraída por la rentabilidad del negocio solar fotovoltaico. Entre otras cosas porque las empresas distribuidoras están obligadas a comprar toda la electricidad que producen las instalaciones solares y pagan unos 0,44 euros por kilovatio. 'Este precio supone una prima del 575% sobre la tarifa media regulada', añade. Según cuenta Dot, cada megavatio supone un ingreso de ocho millones de euros a precio de mercado y su rentabilidad anual es del 8-10%. El directivo añade que su empresa ha invertido inicialmente un millón de euros en esta actividad, 'para montar un equipo de ingenieros y otro comercial, desarrollar tecnología, hacer pruebas y conseguir la homologación de los productos'.

La compañía prevé comercializar a finales de año su propio seguidor, un dispositivo para seguir el movimiento solar y aprovechar mejor la energía del sol.

Los centros Airis también serán un soporte para esta parte del negocio. 'Los utilizaremos para comercializar plantas fotovoltaicas a empresas que tengan disponibles en sus naves un mínimo de 300 metros cuadrados para su instalación'.

Airis Italia se pone en marcha el próximo septiembre

La expansión internacional de Infinity System continúa imparable. Tras su reciente aventura en Brasil, donde ha invertido 10 millones de dólares, y su instalación en Francia con la compra del 51% de Partners en mayo, estrenará en octubre su sociedad Airis Italia, aprovechando la mayor feria informática del país. Jorge Dot explica que la empresa ha invertido unos siete millones en su expansión por Europa y norte de África. En Italia ya tienen oficina en Milán y esperan contar con un equipo comercial de seis personas para final de año.