Apuesta

Telefónica y DT lanzan una ofensiva por el mercado de banda ancha en Alemania

Deutsche Telekom (DT) usará como reclamo la cobertura de su red y su potencia como ex monopolio y Telefónica, la inclusión del móvil en la oferta. Pero las dos quieren lo mismo, el mercado alemán de banda ancha, y ayer mostraron sus cartas para conseguirlo.

Telefónica lleva varios años en el mercado alemán de banda ancha, pero ahora que tiene el apoyo de O2 se siente con fuerzas para apostar de lleno por él. Deutsche Telekom es, por supuesto, mucho más veterana y grande que la española, pero también ahora, cuando acaba de lograr al fin la absorción de su filial de internet, T-Online, ha decidido darlo todo para recuperar el terreno perdido a manos de sus rivales. Y las dos han elegido el mismo día para dar a conocer sus planes, en lo que anticipa un duro enfrentamiento entre ellas para hacerse con el mercado más pujante y con mayores perspectivas de crecimiento.

Pese a la diferencia de tamaños y estrategias que hay entre el ex monopolio y la más pequeña de las operadoras de móvil del país -O2- recién aliada con Telefónica, la estrategia de ambas es muy parecida.

Servicios empaquetados

TELEFÓNICA 3,69 -3,91%

La clave está en el empaquetamiento de servicios dentro de una misma oferta. La española explicó ayer que apelará al móvil, con una propuesta que incluye telefonía celular, acceso a internet a alta velocidad y telefonía fija, a unos precios entre 40 y 55 euros al mes dependiendo de la velocidad de la conexión. Para ello, usará la red de O2 y también la que ha ido creando Telefónica Deutschland a lo largo de los años. Estas ofertas saldrán al mercado a finales de octubre.

Deutsche Telekom apuesta por la convergencia, pero por ahora sólo de la telefonía fija e internet. Para más adelante -cuarto trimestre- deja la televisión digital y el móvil. La compañía pública alemana apela también a las ofertas empaquetadas y las adereza con una rebaja de precios que llega al 30%, según aseguró ayer el presidente, Kai-Uwe Ricke, desde la misma feria de electrónica de consumo en Berlín donde su homólogo de O2 había hecho su anuncio pocos minutos antes.

El objetivo de Deutsche Telekom en este caso es tanto ofensivo como defensivo. En la primera reacción comercial tras la integración, con un año de retraso, de la filial de internet y su fusión con el negocio de telefonía fija, el ex monopolio alemán quiere ganar cuota de mercado, pero sobre todo recuperar la que ha perdido en los últimos tiempos.

Y es que a principios de mes, Deutsche Telekom decepcionó al mercado con unos resultados del trimestre por debajo de lo previsto y con una rebaja de las previsiones de ventas y beneficios para 2006 y 2007. Todo ello, por la incapacidad mostrada para crecer en Alemania. Los anuncios de ayer tienen como meta mejorar el desempeño en el mercado local, con el reclamo de paquetes de ADSL a dos megas y llamadas por 49,95 euros -bastante más barato que el mismo producto de Telefónica en España-.

República Checa estrena nombre y televisión

Nuevo nombre y nuevos servicios para la filial de Telefónica en la República Checa. La operadora española es consciente de que en el continente hay marcas que funcionan mejor que la suya y por eso renuncia a ella en Chequia. Cesky Telecom fue rebautizada como Telefónica O2 y ahora perderá el Telefónica de cara a los consumidores. A partir de hoy, operará sólo con la marca británica, O2. Lo hará, sin embargo, con un servicio típico de Telefónica, la televisión digital. Hoy también se lanzará al mercado la versión checa del Imagenio español, con 30 canales y servicio de vídeo bajo demanda.

Tanto el nuevo nombre como las nuevas ofertas se han lanzado con la intención de frenar la caída de Cesky en telefonía fija.