Productos

Bancos y cajas ofrecen créditos desde el cajero

Bancos y cajas están ampliando al máximo las vías de concesión de créditos y algunas entidades están haciendo uso también de los cajeros automáticos como fórmula con la que ofrecer financiación a sus clientes. No se trata sólo de dar dinero en efectivo, realizar transferencias o cargar el móvil sino que también se puede obtener un crédito desde el cajero, de igual modo que puede solicitarse por internet y más allá de la clásica visita a la sucursal. Por el momento, son sólo un puñado de entidades las que han optado por esta vía, como una fórmula de complementar otros servicios de banca directa.

Los cajeros prestamistas fueron invento de la Caja Inmaculada y han sido adoptados también por La Caixa y BBVA. Los créditos que se obtienen por esta vía son inmediatos gracias a que se conceden de forma predeterminada, es decir, a un cierto número de clientes del que ya se ha realizado previamente un análisis de riesgo y en los que se ha detectado una alta propensión al consumo.

BBVA y La Caixa dan la posibilidad a más de dos millones de sus clientes de acceder a créditos mediante cajeros automáticos. Fuentes de BBVA aseguran que, dado que los papeleos y el estudio de riesgos ya se han realizado con anterioridad, el tipo de interés que se aplica en el cajero es el mismo que el del crédito al consumo que se solicita en la oficina y oscila entre el 7,5% TAE y el 11,5%. 'No depende del canal por el que se contrata sino del tipo de cliente', aseguran. El importe preconcedido va desde los 6.000 a los 24.000 euros, con una disposición mínima de 600 euros. El plazo máximo de amortización es de ocho años para importes mayores de 12.000 euros y de cinco años por debajo de esa cuantía. El cliente sólo tiene que realizar la solicitud en el cajero y el crédito es ingresado de forma inmediata en su cuenta.

En el caso de La Caixa, el crédito mínimo que se concede a través del cajero es de 500 euros y el máximo, de 6.000 euros, a un plazo máximo de 36 meses. La entidad catalana explica que los clientes que recurren con más frecuencia a los créditos de abono inmediato son mujeres -el 65% de los casos- con una edad superior a los 45 años.

Las entidades que ofertan créditos a través de sus cajeros lo hacen a sus propios clientes, lo que resulta en que los tipos de interés que se aplican distan mucho de los que cobran las financieras especializadas, que no hacen distinción en la procedencia del cliente y han de analizar la operación en tiempo récord, con lo que el tipo de interés supera el 20% TAE.

La CAI aplica un 12,68% TAE en sus créditos a través de cajeros, con independencia del plazo o el importe, por un máximo de 12.000 euros a cinco años. El tipo medio para los créditos al consumo está en el 8,7% TAE, según los últimos datos del Banco de España.