Respiro

La paz en Líbano y las reservas alejan el crudo de los 80 dólares

El fin del conflicto en Oriente Próximo y el dato sobre las reservas de crudo estadounidenses -que se redujeron menos de lo esperado- han llegado a situar el precio del crudo ligeramente por encima de los 71 dólares, a niveles similares a los anteriores a la guerra en Líbano. Aun así, el viernes repuntó casi un dólar y el barril de Brent -de referencia en Europa- cerró a 72,30 dólares.

El primer ataque de Israel el pasado 14 de julio sobre Beirut, disparó el precio hasta 78,18 dólares (16 de julio), coincidiendo con el recrudecimiento del conflicto. Durante el periodo bélico, las oscilaciones en el precio del petróleo eran un fiable indicador para seguir la situación geopolítica y la intensidad de los ataques.

Sin embargo, el máximo histórico se alcanzó el 7 de agosto tras el anunció de BP de clausurar su yacimiento de Prudhoe Bay (Alaska). El Brent batió un nuevo récord, 78,64 dólares, aunque cerró el día a 78,30 (también en máximos). Sin embargo, ese cénit marcó también el inicio de un descenso progresivo auspiciado por una sucesión de noticias positivas para el mercado petrolífero. Primero, fue el triunfo de la diplomacia y la aceptación del alto el fuego de Hezbolá e Israel. La OPEP, por su parte, redujo su previsión de demanda de crudo para 2006. Además, BP tranquilizó a los agentes del mercado al asegurar que sólo cerraría la mitad de su yacimiento en Alaska.

Todo ello, y los buenos datos sobre las reservas estadounidenses, ha permitido el deseado descenso. Aun así, el crudo sigue en niveles altos. De hecho, desde inicios de año ha subido un 14%.

Señales de incertidumbre

Pese al alto el fuego en Líbano, la situación en Oriente permanece inestable y tensa. Irán -que es el cuarto productor mundial de petróleo- mantiene su desafiante programa nuclear, pese a que el Consejo de Seguridad de la ONU le instó a suspenderlo antes de la fecha límite del 31 de agosto. El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, conocido por sus proclamas contra Israel, dijo que respondería antes del 22, pero los inversores ya temen que obvie las peticiones y, como represalia, detenga su producción de petróleo para presionar a la comunidad internacional.

En caso de un hipotético ataque de EE UU contra Teherán, Standard & Poor's vaticina que el petróleo podría pasar de dos a tres dígitos y superar los 100 dólares. Incluso, si Irán bloqueara el estrecho de Ormaz -senda utilizada por los petroleros procedentes de Arabia Saudí o Kuwait- el precio podría alcanzar la estratosférica cifra de los 250 dólares. Sin embargo, la Standard & Poors no prevé este dramático escenario y apuesta por un precio del petróleo que oscilará sobre los 75 dólares a corto plazo.