Pequeños gigantes

Vidres pisa fuerte en el sector del pavimento

La firma castellonense fabrica esmaltes y elabora diseños para unas 250 empresas azulejeras de Europa, América y Asia. El 50% de las ventas son exportaciones y el 4% de los ingresos se destinan a I+D

En un radio de treinta kilómetros en el corazón de la provincia de Castellón se encuentra el denominado triángulo de oro del azulejo, delimitado por las localidades de Villarreal, Onda y Ancora. Allí conviven unas 300 empresas cerámicas y otras 24 estrechamente vinculadas a éstas y dedicadas a la fabricación de esmaltes para los azulejos. 'Las esmalteras somos la I+D de las azulejeras', explica Joaquín Font de Mora, gerente de Vidres. 'El esmaltado le da al azulejo dureza, resistencia al cuarteo y una serie de propiedades físico-químicas que no tiene la arcilla, aparte de aportarle un aspecto a la moda', añade Font de Mora. El sector del esmalte está formado por un reducido club de 26 empresas en España, de las que 24 están en Castellón.

Vidres, con sede en Villarreal, es una empresa familiar fundada en 1975. Font de Mora asumió la gerencia de la firma en 1996 y a partir de entonces tuvo claro que una de las claves del éxito es la innovación. 'Se apostó por el I+D. Si creas, vas por delante. Si esperas a creen otros, vas por detrás'. La elevadísima concentración de azulejeras y esmalteras en un espacio tan pequeño obliga a aguzar el ingenio para no quedarse atrás. 'No te puedes dormir en ningún momento. El dinamismo y la velocidad del sector son increíbles', comenta. Una ayuda decisiva en el apartado de I+D ha sido la prestada por el Centro para el Desarrollo Tecnológico e Industrial (CDTI), dependiente del Ministerio de Industria, que Vidres califica de 'socio estratégico'. 'Estamos muy contentos con la colaboración del CDTI', explica Font de Mora. Esta colaboración se ha traducido en producción de diseños de baldosas de aspectos metálicos.

Vidres no es una empresa esmaltera sin más. 'Fabricamos esmaltes, pero le damos a las azulejeras un valor añadido', comenta Alberto Rodríguez Rincón de Arellano, director financiero de la empresa. No sólo distribuye el esmalte para el azulejo, sino que traslada a la empresa azulejera la técnica para producir las piezas con el formato, color, textura y diseño más adecuados. La combinación de estos parámetros ofrece unas posibilidades casi infinitas de creación. 'Tenemos más de 4.000 formas diferentes de esmaltes en función del cliente', comenta Joaquín Font de Mora.

El proceso de elaboración del esmalte comienza con la frita, el resultado de la fusión en los hornos de varias materias primas (circonios y óxidos de zinc, entre otros). La frita sale del horno líquida, pero se enfría y pasa a cristalizar en granos. Posteriormente se le añaden otras materias primas y, tras nuevos procesos, acaba siendo el esmalte ya con una presentación líquida y homogénea. El esmalte está listo para ser servido en 24 horas al cliente y, si éste lo desea, Vidres le ajusta también sus equipos para producir el azulejo conforme al color, textura y diseño elegidos. 'Puede parecer que todas las azulejeras son iguales. Pero todas son diferentes, debido al agua que emplean, la situación ambiental, la calidad de la arcilla…', comenta Alberto Rodríguez.

La I+D, fundamental

El departamento de I+D tiene un peso fundamental en Vidres, pues 60 de sus 160 empleados trabajan en esta área y sólo 40 se dedican específicamente a la fabricación. En total, más de 50 de los trabajadores son licenciados universitarios. El área de I+D es la encargada de abrir nuevos mercados mediante el diseño de nuevos productos. De la factoría Vidres salen desde los diseños más estándares hasta los más atrevidos, como los de piel de tigre o cocodrilo. 'Hay otras empresas esmalteras que sólo hacen cuatro o cinco esmaltes muy básicos y ya está', explica Alberto Rodríguez. 'Estamos sacando esmaltes totalmente diferentes, que están creando moda en el mercado, como son los metalizados'. En general, en cuanto a la tendencia de la estética de los azulejos, el aire rústico parece estar dejando paso a la imitación a lo metálico.

Uno de las productos más destacados de Vidres es el Kerinox, un esmalte para azulejos patentado por la empresa que lleva acero y aporta a la pieza un aspecto y una textura metálicas. Este producto se lanzó al mercado en 2000, pero no fue hasta varios años después cuando comenzó a tener aceptación, primero, y a marcar un poco una moda en el sector, más tarde. Fue a raíz de que la firma Tau Cerámica colocara este producto en un lugar preferente en su expositor durante una feria del sector lo que sirvió de catapulta para el Kerinox, un producto que está patentado por Vidres. 'Hemos innovado en materiales que no se emplean en este sector', comenta Font de Mora. Para ello, Vidres invierte en I+D hasta el 4% de su facturación

El crecimiento de las ventas ha sido notable en los últimos años, al pasar de 14 millones de euros en 2003 a 17 en 2004 y a 23 en 2005. La producción de nuevas referencias y el hallazgo de nuevos clientes han sido determinantes en este incremento.

El 50% de las ventas de Vidres son al extranjero, concretamente a Europa, América, Asia y Oriente Próximo. La empresa castellonense cuenta con filiales en Brasil e India, además de oficinas comerciales en Italia e Irán. Su cartera de clientes supera las 250 azulejeras.

Pugna con tarimas y moquetas

Según los directivos de Vidres, el azulejo está ganando terreno en las casas y en las oficinas frente a las moquetas y tarimas. 'Tiene una gran ventaja como es la higiénica, se puede limpiar con cualquier producto, no se crean bacterias y permite estar a la moda', comenta Alberto Rodríguez. 'El azulejo permite crear tendencias de moda en las casas y sirve para imitar a la naturaleza', añade Font de Mora.

El gerente de Vidres asegura que hay dos factores que están complicando la situación del sector del azulejo. Por un lado, el incremento del precio del gas, que es la fuente energética que abastece a los hornos, ha incrementado los costes de producción. Por otro, supone una amenaza la competencia de los países emergentes -sobre todo China-, con menores costes fiscales, laborales y medioambientales. Pero no cabe duda de que el boom inmobiliario que ha registrado España -con unos ritmos desconocidos en construcción de viviendas- ha supuesto un acicate importante para la actividad azulejera y, por ende, para las industrias del esmalte. 'Antes sólo se ponía azulejo en la cocina, ahora se extiende al resto de la casa', comenta Font de Mora.

La inversión en diseño

El gerente de Vidres asegura que las azulejeras y las esmalteras son dos tipos de empresas perfectamente compatibles. 'El azulejero apenas invierte en diseño. Se apoya en empresas que vienen de fuera. Las azulejeras podrían hacer el esfuerzo de diseñar, pero no les compensaría porque siempre se quedarían atrás', comenta Joaquín Font de Mora. 'Hace seis años no éramos tan conocidos. Hemos hecho una apuesta por la imagen y la innovación y ahora estamos recogiendo los frutos', explica Alberto Rodríguez.

Vidres trabaja para las principales empresas cerámicas del país, pero tiene una relación muy especial con Tau Cerámica, gracias al impulso que esta firma ha dado al Kerinox, un producto que pasó prácticamente inadvertido en sus primeros años en el mercado y que después ha acabado marcando tendencia en el sector.

El mundo del azulejo se mueve al ritmo que marcan tres importantes ferias, que son las que se celebran en España, Estados Unidos e Italia. 'Son tres grandes ferias que marcan muy claramente la creación de modelos', explica Font de Mora. 'Siempre tienes que ir a las ferias con algo nuevo', concluye el gerente de Vidres. Según las cifras oficiales, el sector cerámico en España emplea a unas 25.000 personas. En la Comunidad Valenciana representa en torno al 8% de la riqueza. Tras Castellón, las provincias españolas con más peso de la cerámica son Barcelona y Valencia.

Los esmaltes

La frita

El proceso de elaboración del esmalte comienza con la frita, que es la fusión en los hornos de varias materias primas, como circonios y óxidos de zinc. La frita sale líquida de los hornos, se enfría con agua y se cristaliza. Tras sucesivos procesos acaba siendo un líquido homogéneo.

Propiedades

El esmalte aporta al azulejo resistencia ante el cuarteo, dureza y una serie de propiedades que no posee la arcilla por naturaleza.

Datos básicos

KERINOX

El producto estrella de Vidres es el Kerinox, que es una patente de la propia empresa. Se trata de un esmalte que lleva acero y la empresa ha conseguido que el azulejo tenga una textura y un aspecto muy similar al de una plancha metálica. Al principio, Kerinox empezó pasando inadvertido y luego llegó a marcar una tendencia en el mercado. Hoy día una de las presentaciones que están más a la moda es la de las imitaciones a metal, que han sustituido a las presentaciones de aspecto rústico.

GERENTE

Vidres pertenece a un grupo de empresas familiares. En 1996 las distintas sociedades que formaban el grupo quedaron en manos de miembros distintos. Desde entonces, Joaquín Font de Mora asumió la gerencia de la firma castellonense con el convencimiento de que la apuesta por la I+D era un paso clave para la buena marcha de Vidres.

UN CLUB

El sector nacional de las empresas del esmalte lo forman un reducido club de 26 firmas en toda España. De ellas, 24 están en la provincia de Castellón, que es donde se mueve el 90% del negocio del azulejo de todo el país. Parte de la arcilla que se emplea en la fabricación de azulejos en Castellón procede de la zona y otra parte se trae de otras provincias españolas.