Plan de ajuste

Ciba reduce 2.500 empleos en Europa y crecerá en AsiaVende la producción textil española

Ciba Especialidades Químicas anunció ayer un duro plan de ajuste consistente en la reducción de 2.500 empleos hasta 2009, la mayoría en Europa y América. El grupo suizo prevé ahorrar 330 millones de euros anuales para crecer en Asia.

Ciba presentó ayer una nueva reestructuración a nivel mundial, que supondrá la supresión de 2.500 puestos de trabajo a nivel mundial en los próximos tres años, gran parte de ellos a través de jubilaciones. El recorte será especialmente duro en Europa y América, aunque la compañía sólo concretó los 350 empleos que se perderán en la matriz suiza.

A pesar de que el plan tendrá un coste de 200 millones de euros (300 millones de francos suizos), Ciba espera generar ahorros anuales de hasta 330 millones (500 millones de francos suizos) hasta 2009, con la mejora del 1% de los márgenes del resultado de explotación en 2007 y 2008. A pesar de este plan de reordenación, la compañía prevé potenciar su crecimiento en Asia, especialmente en China (las ventas crecieron un 17% entre enero y junio) e India (el negocio aumentó un 15%). Las inversiones del primer semestre del año en curso fueron de 67,3 millones (101 millones de francos suizos), de las que un 21% se destinaron a las filiales asiáticas (Singapur e India), donde está potenciando su nivel de producción.

La reducción de plantilla coincidió con la presentación de los resultados semestrales. Mientras las ventas se incrementaron un 9%, hasta los 2.190 millones (3.285 millones de francos suizos), el grupo registró unas pérdidas de 134,6 millones (202 millones de francos suizos), debido especialmente a la desinversión del negocio textil, que se vendió en junio pasado a la multinacional norteamericana Huntsman. La división de especialidades textiles lastró los resultados con unas pérdidas de 198 millones. La deuda neta de Ciba en junio alcanzaba los 1.400 millones, aproximadamente un 60% de los fondos propios.

Concentración

La venta de la división textil ha comportado la especialización de la compañía helvética en las divisiones de aditivos para plásticos, pinturas y tratamiento de papel. El grupo mantiene su compromiso para desarrollar nuevas aplicaciones en estos segmentos, destinando el 4% de las ventas. A pesar de cerrar en varias ocasiones su plan de desinversiones, Ciba ha reducido progresivamente su tamaño desde la segregación de la rama farmacéutica, que se fusionó con Sandoz, creando Novartis en 1996.

Además, Ciba ha recibido en los últimos meses el impacto del incremento de los precios de las materias primas, que crecieron un 3% en el primer semestre de este año. También los costes energéticos se han disparado en el mismo periodo, contabilizando un aumento del 15% sobre junio de 2005.

Vende la producción textil española

Las múltiples reordenaciones del grupo han provocado idas y venidas en la estrategia de producción en España. Ciba redujo su presencia industrial, con la venta en diciembre de 1999 de la su principal factoría, Industrias Químicas de Navarra (Inquinasa), ubicada en Pamplona. La planta pasó a manos de Morgan Grenfeld que en julio de 2003 vendió la factoría a la norteamericana Huntsman.

Paralelamente, Ciba se desprendió de una pequeña factoría que conservaba en Barberà del Vallès (Barcelona), que pasó a manos de su vecina Novartis, abandonando la producción en España. Pero el año pasado, la matriz suiza compró el grupo finlandés Raisio, con dos factorías de aditivos textiles y para papel en Tolosa (Guipúzcoa) y Galdácano (Vizcaya). Así, Ciba volvía a fabricar. Finalmente, el traspaso del negocio textil a Huntsman (la misma que compró Inquinasa) ha representado el cierre de la actividad industrial por segunda vez.

China e India

¦bull; Mientras que las ventas en Europa crecieron un 5% en el primer semestre, en Asia aumentaron un 11%, especialmente en China (17%) e India (15%). La compañía destina el 21% de las inversiones a estos mercados para incrementar producción.