Medidas

La banca rusa endurece la concesión de créditos por la subida de la morosidad

La banca rusa ha comenzado a tomar medidas para endurecer sus políticas de concesión de créditos al consumo. La creciente morosidad de los ciudadanos de este país a la hora de pagar sus préstamos personales ha derivado en la aplicación de controles más estrictos. Este aumento de los activos impagados se produce en un momento en el que la gran banca europea ha iniciado su incursión en Rusia con la compra de entidades de banca al consumo. Un ejemplo es el Santander, quien está a punto de cerrar la adquisición de una pequeña financiera de autos por un de 40 millones de euros.

Según datos de la agencia Rus-Rating sólo en los primeros seis meses del año quedaron sin pagar créditos de consumo por más de 1.000 millones de dólares, lo que equivale al 35% del total de los préstamos concedidos.

Aunque los banqueros aseguran que no hay motivos de alarma ni menos aún de hablar de una crisis en este segmento del mercado, las ventas a créditos en los comercios han experimentado una sensible caída en los últimos meses. Desde hace unos años, a través de los grandes comercios bancos y financieras ofrecen créditos de consumo de fácil tramitación con tasas de interés que oscilan entre el 12% y el 30% anual. Para su obtención sólo es necesario ser mayor de edad, poseer ciudadanía rusa y presentar un documento de identidad.