Multinacional

Figueruelas se convierte en la mayor fábrica de General Motors

Figueruelas se convertirá a comienzos del siguiente ejercicio en la principal planta en el mundo de General Motors, el mayor fabricante de coches del planeta. Esta nueva situación de la que hasta ahora sólo era la mayor planta europea será posible gracias a la producción de la furgoneta Combo, estimada en 55.000 vehículos al año. La multinacional aclaró ayer los planes de producción para 2007, que incluyen la creación de 800 empleos.

Figueruelas comenzará el 26 de febrero de 2007 la producción del Combo, estimada en 55.000 vehículos al año. Con esta incorporación, la factoría situará su punta de producción por encima de los 2.000 coches al día y se convertirá en la planta de la multinacional estadounidense que mayor volumen de fabricación tiene asignado en todo el mundo. La instalación es, además, la única que trabaja con tres modelos y tres turnos. GM tiene 174 fábricas repartidas en 34 países, incluyendo 77 para operaciones de ensamblaje.

La adjudicación del Combo, que se une a la producción, desde el pasado 31 de julio del nuevo Corsa, supondrá la creación de 800 empleos, de los que 300 serán directos y se contratarán de inmediato. Los 500 restantes llegarán a través de la subcontratación de los laterales del Combo y del traslado de subconjuntos desde Azambuja (Portugal), donde se fabricaba este vehículo ligero. La dirección de General Motors España (GME) anunció ayer la externalización de los módulos de producción de puertas y salpicadero, que ocupan a 350 trabajadores. La primera de ellas se ejecutará en un plazo de tres meses y la segunda está previsto se realice en julio de 2007. El comité de empresa mostró ayer su satisfacción 'por las consecuencias favorables que generará el pleno volumen de fabricación, que servirán para afianzar la estabilidad de los puestos de trabajo'.

Tres modelos a tres turnos

El presidente de GME, Antonio Pérez Bayona, subrayó que 'la producción de tres modelos a tres turnos y en dos líneas productivas, con una capacidad instalada muy superior a la del resto de las fábricas del grupo, coloca a Figueruelas en una situación singularmente ventajosa dentro de General Motors'. La introducción de las modificaciones necesarias para la producción del Combo obligarán a paralizar la línea básica durante una semana. Empresa y trabajadores han acordado que los empleados asignados a esta tarea disfruten de tres días de vacaciones durante las próximas fiestas del Pilar.

A partir del próximo noviembre, Figueruelas reanudará el turno de noche en las dos líneas de producción, una vez superado el problema de exceso de capacidad. Paralelamente, el hecho de que el Meriva haya incrementado sus ventas por encima de las previsiones (en 6.000 unidades) obligará a realizar tres turnos de recuperación productiva durante los días 8, 9 y 16 de Septiembre.

La primera semana de producción del nuevo Corsa ha resultado satisfactoria. La dirección ha expuesto al comité de empresa los objetivos de calidad, cuyos primeros exámenes se verificarán en los próximos días para iniciar, seguidamente, la comercialización del vehículo. Según informó a los trabajadores el presidente de GME, Antonio Pérez Bayona, la multinacional estadounidense 'considera a la fábrica de Figueruelas como un modelo a seguir en todas las plantas, por sus cualidades industriales y su capacidad de negociación'. Pedro Bona, portavoz de UGT en Figueruelas, señaló a Cinco Días que 'el grueso de las noticias son positivas, aunque, a nivel sindical, deberemos estar muy pendientes de los trabajadores afectados por la externalización de actividades, un proceso generalizado en las plantas de GM'.

El pleno del comité de empresa decidió ayer la convocatoria de elecciones sindicales en Figueruelas. Los comicios se celebrarán el próximo octubre, en fecha que será concretada por la mesa electoral.

Objetivo: recortar costes en 820 millones

El presidente de la corporación, Rick Wagoner, aseguró ayer en una reunión con analistas del sector organizada por JPMorgan Chase que el objetivo de la compañía pasa por reducir en un tercio los costes de fabricación de nuevos modelos de tamaño mediano, hasta lograr un ahorro de 1.000 millones de dólares, (algo más de 800 millones de euros). Esta circunstancia será posible con la introducción de un nuevo sistema para compartir componentes, diseños de vehículos e instalaciones.

Esta es una de las medidas previstas para compensar la caída de las ventas, sobre todo en el mercado doméstico. Las marcas del fabricante cayeron un 23% el pasado mes de julio, mientras que las de Toyota repuntaron el 12%, junto con el 6% de alza de Honda.

La compañía prevé que la reestructuración de las capacidades productivas le permita que las instalaciones en las tres regiones en las que opera (EE UU, Europa y Asia) sean capaces de construir hasta 19 variaciones de distintos modelos de marcas como Chevrolet o Saab, según manifestó ayer por su parte el vicepresidente de manufactura e ingeniería global, Jim Wiemels.

La empresa con sede en Detroit reasignó once ejecutivos y creó tres puestos a nivel mundial para compartir más diseños en Norteamérica, Europa y Asia. GM está desarrollando también diseños comunes para futuros modelos de todoterrenos.

Escalada en bolsa

General Motors ha subido en Bolsa el 62,8% en lo que va de año, frente a la caída del 8,7% registrada por DaimlerChrysler, el alza del 1,1% de la nipona Toyota o la pérdida del 5,2% de Ford. Sólo la alemana Volkswagen le sigue los pasos, con un alza del 32,6%.