Ibex 35

La Bolsa logra un alza del 0,83% en la semana pese a la inestabilidad

La subida del Ibex el miércoles (2,37%) ha sido definitiva para el cómputo de la semana. El índice español ha terminado con una revalorización del 0,83% y por encima de los 11.300 puntos. Balance positivo, pues, pero que no invita a echar las campanas al vuelo. Sólo el viernes, el mercado perdió un 0,98%, y con un fuerte volumen de negocio: 4.865 millones de euros.

Wall Street volvió a influir en el cierre de Europa. Abrió con caídas tras inclinarse por las negativas previsiones que hicieron algunas compañías. Dell, que cerró con un descenso del 9,91%, llegó a ceder un 14%, su mayor retroceso tras los atentados del 11-S, después de advertir que ganará menos de lo estimado. El Nasdaq se devaluó un 0,93% y el sector tecnológico en el Stoxx, el 2,81%.

En Europa, las pérdidas de la última jornada fueron más profundas en el mercado alemán, que retrocedió el 1,71%. El Cac bajó un 0,96%. Los dos índices han cerrado la semana con alzas del 0,53% y 0,79%. Vista la evolución que han seguido las Bolsas, los analistas han llegado a la conclusión que el discurso de Ben Bernanke, presidente de la Reserva Federal, ante el Congreso no ha despejado el panorama para la renta variable. La reacción fue desorbitada al entender que iba a poner freno a las subidas de tipos de interés de forma inmediata. Pero la reflexión de los días posteriores ha devuelto de nuevo a los inversores a la realidad en la que se encontraban: un petróleo por encima de los 74 dólares el barril, la tensión en Oriente Medio y el miedo a que se confirme una desaceleración en el crecimiento de los resultados empresariales.

El mercado de futuros sobre los tipos de interés en EE UU no ha cambiado su pronóstico. Hace un mes los operadores daban una probabilidad del 50% a que los tipos subieran 25 puntos básicos, al 5,50% en la próxima reunión de la institución en agosto. Hasta el viernes, la estadística seguía igual. Para finales de año sí que son mayoría los inversores que esperan que el precio del dinero se eleve hasta el 5,50%. En un entorno en el que el mercado no sabe en realidad qué va a pasar con los tipos de interés, las compañías más perjudicadas han sido las inmobiliarias y las constructoras. En el caso de la Bolsa española, Fadesa ha sido la peor del índice en la semana al caer el 5,50% y Ferrovial el 2,55%.

La subida que ha tenido el Santander (2,17%) y BBVA (1,32%) ha ayudado mucho al Ibex. Telefónica y Santander han conseguido ser rentables de nuevo en el año con un 1,52% y 1,26%, respectivamente.

BME cae un 11% desde la OPV

Bolsas y Mercados Españoles (BME) cumplió este viernes una semana en Bolsa. El balance arroja un descenso del 10,96%; cerró a 27,60 euros frente a los 31 a los que fijó el precio de salida de la OPV. La compañía perdió un 4,03% su primer día de cotización. De las cinco sesiones siguientes sólo una ha sido en positivo, y con un 0,07%.

Dos de los bancos colocadores de la oferta, BBVA y Santander, han intentado estabilizar el valor sin éxito. BME ha movido en estos días 17,25 millones de acciones, el 68,62% de lo que ha sacado al mercado, y uno y otro se han quedado el 9,14% y 3,27%.

Morgan Stanley, coordinador global de la OPV, sigue siendo el mayor vendedor; se ha desprendido de acciones por valor de 36 millones de euros.

Los analistas atribuyen la mala evolución que sigue BME al precio al que se decidió la salida a Bolsa. El holding tenía establecida una banda orientativa de 26,3 y 33,5 euros. La expectación generada en el momento por los movimientos de concentración en el sector inclinó la decisión hacia el nivel más alto.

BME reconoció en el folleto de la OPV que Deutsche Börse le había propuesto negociar una fusión meses antes. Hay analistas que comentan que los 31 euros a los que salió la sociedad se justifican sólo si se produce esta alianza.