æscaron;ltima

Una vuelta a Andalucía a lomos de caballos de competición

El 'raid' hípico Tierras de Al-Andalus quiere consolidarse como una prueba de referencia mundial

El raid hípico Tierras de Al-Andalus nació con un sueño: convertirse en un referente dentro de las pruebas a caballo y difundir la belleza de los paisajes andaluces. Después del éxito cosechado por esta iniciativa en su primera edición, celebrada el pasado mes de mayo y en la que hubo más de 30 equipos, la organización de este evento, liderada por el cantante José Manuel Soto, quiere consolidarse en el calendario internacional y alcanzar el próximo año la cifra de 50 participantes.

Esta prueba, que exige una gran capacidad de resistencia tanto a caballos como a jinetes debido a la dureza que supone realizar las ocho etapas de las que está compuesta, discurre por los paisajes más emblemáticos de la geografía andaluza. Los lugares por los que ha pasado esta edición de la vuelta a Andalucía a caballo están relacionados con las rutas que propone la fundación El Legado Andalusí, que recorre los senderos utilizados hace varios siglos para unir distintos puntos de la región con el Reino de Granada. De hecho, este año el raid hípico comenzó en la localidad aljarafeña de Espartinas y finalizó en la provincia de Granada.

La primera de las etapas va desde la provincia de Sevilla hasta El Rocío, a través de caminos de arenas. La segunda discurre por una antigua vía pecuaria desde la aldea hasta Sanlúcar de Barrameda, donde se celebran cada año en verano las carreras de caballos más antiguas de España. La tercera y la cuarta recorren la campiña jerezana y la Sierra de Grazalema; esta última es una de las etapas más duras. Estas dos jornadas permiten a los participantes disfrutar de los distintos paisajes que pueden encontrarse dentro de la misma provincia.

La quinta etapa transcurre por Ronda y Antequera, a través de un camino que trazaron los romanos y posteriormente los almohades como vía de comunicación. La siguiente llega hasta la localidad granadina de Loja, por la vega del Río Genil, pasando por la monumental Archidona. Al día siguiente, los participantes recorren la antigua Ruta del Califato, que llega hasta Granada. Pasa por lugares con olor a huerta, como Huétor-Vega o Fuentevaqueros. Por último, los integrantes de esta aventura llegan hasta Sierra Nevada, para poner fin al esfuerzo de jinetes y monturas en un lugar inolvidable.

'Todos hemos hecho un enorme esfuerzo para poner en marcha este ilusionante proyecto y estamos convencidos de que nos iremos superando en años venideros y que podremos subsanar los fallos que hayamos podido cometer', asegura Soto, que es presidente del comité organizador de este evento. La ganadora de esta edición fue Bettina Weidner, con el caballo Abu Khamseh Harfa.

Este año la carrera no ha pasado por la provincia de Córdoba, algo que la organización quiere subsanar en años venideros. 'Estoy convencido de que el raid es una modalidad hípica que reúne todo lo necesario para convertirse en un deporte popular, siempre y cuando se le dé la necesaria cobertura mediática', destaca Soto. La iniciativa cuenta con el patrocinio y colaboración de la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte de la Junta, Egmasa, Cetursa o la Fundación El Legado Andalusí.

La organización de este evento, liderada por el cantante José Manuel Soto, quiere consolidarse en el calendario internacional y atraer a más participantes