Mercados

Los analistas todavía no ven despejado el panorama de la Bolsa

La calma regresó a los mercados después de la euforia compradora de la jornada anterior. Los analistas aseguran que las preocupaciones siguen siendo las mismas, aunque reconocen que las palabras de Bernanke han sido un balón de oxígeno para la renta variable.

Hay un dicho popular que asegura que después de la tempestad viene la calma. Y eso fue lo que pasó ayer en los mercados de renta variable. La euforia de la jornada anterior dio pasó ayer a la cautela en la que se habían movido los inversores en las últimas semanas.

Por la mañana había aún ganas de compras, aunque con menor intensidad. El Ibex llegó a marcar un máximo intradía en 11.523,8 puntos, que suponía una ganancia del 0,85%. La subida se redujo al cierre al 0,18% debido al negativo inicio de sesión que tuvo Wall Street.

Los resultados de algunas compañías estadounidenses, como Ford e Intel, quedaron por debajo de las expectativas que manejaba el mercado, lo que incitó a la recogida de beneficios. En el Nasdaq fue más notable; perdió el 1,98%. El Dow Jones y el S&P recortaron el 0,76% y 0,85%.

'En verano los mercados son fácilmente manipulables'

En Europa las sesiones resultaron mixtas. El Dax y el Cac sumaron un 0,12% y 0,38%, mientras que el Footsie tuvo un descenso del 0,12%.

Para la mayoría de los analistas, el día después del ímpetu comprador (el Ibex subió un 2,37%), muestra que aún no existe una tendencia definida para la renta variable. 'El contexto de fondo no es bueno. No han desaparecido las perspectivas negativas sobre el crecimiento de ventas y unos costes salariales que siguen al alza. Las Bolsas se sustentan en las valoraciones, que hoy por hoy no están nada mal. Dichas valoraciones son correctas si las previsiones también lo son', afirma Anna Maymus, de Sabadell Banca Privada.

Pese a todo, la analista no descarta que los índices continúen al alza en los próximos días 'aunque no con la misma magnitud que el miércoles'. 'Aprovecharíamos para infraponderar la renta variable', dice.

Ben Bernanke movió las Bolsas el miércoles al sugerir un parón en las subidas de tipos de interés. 'El mensaje activó los mercados, pero no la renta fija. Ha sido un balón de oxigeno, pero tampoco dijo que ya no vaya a dejar de subir el precio del dinero', comenta Jordi Padilla, responsable de renta variable en Atlas Capital.

El analista duda de que se prolongue este elevado optimismo. 'Venimos de una fase correctiva que se inició en mayo. Ahora estamos en julio y en vacaciones de verano. Me cuesta creer que podamos ver máximos. Sí habrá mejores sectores en función de los resultados, pero las cosas no han cambiado'.

Los expertos están convencidos de que este tipo de movimientos tan bruscos están motivados por los inversores de muy corto plazo. 'Buscan rentabilidades entre un 5% y 7%. Cuando lo consiguen venden. No quieren incrementar posiciones en la renta variable', dice Padilla. Para él, el Ibex se estará moviendo en un rango amplio, entre 11.000 y 11.600 puntos.

Luis Benguerel, de Interbrokers, nos descarta que el Ibex pueda irse a los 12.000 puntos. 'Si técnicamente se confirman las figuras alcistas que están dibujando las Bolsas de EE UU y Europa es posible ver máximos'. 'De cualquier forma, en verano los mercados son fácilmente manipulables', concluye.

Los futuros de EE UU muestran la indecisión

El mercado de futuros apuesta porque la Reserva Federal ponga los tipos en agosto en el 5,38%. Esto quiere decir que otorgan una probabilidad del 50% a que Ben Bernanke apruebe una subida de 25 puntos básicos para elevar el precio del dinero al 5,50%, frente al 5,25% actual.

Su último discurso ante el Congreso no ha variado las posiciones de los futuros en los últimos días, puesto que el cierre anterior se encontraba en el 5,37%. Hace un mes los operadores de derivados apuntaban la misma posibilidad. Las apuestas sobre 5,50% son más altas de cara al cierre del año.

'El proceso de endurecimiento monetario y reducción de la liquidez entra ahora en una fase más candente, y por lo tanto peligrosa, para el conjunto de los mercados financieros. Lógicamente, no hay que

descartar en estos momentos que esa compleja y delicada tarea culmine

con éxito, en el sentido de atajar las tensiones inflacionistas sin perjudicar

al crecimiento. Sin embargo, es indudable que los riesgos son ahora mayores y más cercanos' dicen desde Sabadell Banca Privada.