Para invertir

Cómo resguardar la cartera para irse de vacaciones tranquilo

Las estadísticas del Ibex lo dicen: en verano hay más probabilidades de perder dinero, que de ganarlo. El índice refleja que en 12 de los últimos 20 meses de verano (entre 1996 y 2005) ha terminado en números rojos. Las pérdidas han llegado a ser escalofriantes; un 9,6% en 2003; un 4,5% en 2001; un 8,1% en 1999 y el histórico 21% de 1998. El mejor mes alcista fue julio de 1999, con un avance del 4,4%. Este verano no se presenta demasiado definido, pero de momento mandan las pérdidas: un 2,66% acumulado en julio. ¿Qué hacer para marcharse de vacaciones sin miedo a encontrarse a la vuelta con agujero en la cartera de inversión? Las posibles soluciones pasan, a juicio de los expertos, por cubrirse con futuros y opciones, fijar límites de pérdida o stop loss, rotar la cartera hacia posiciones defensivas o, simplemente, hacer caja y marcharse de veraneo con el dinero en el bolsillo.

'En las situaciones actuales, lo mejor es darle mayor peso a esos valores que tienen una beta inferior; es decir, menos sensibles a la evolución del mercado', señala âscar Germade, de Cortal Consors. Este experto señala los 11.300 puntos como un nivel de referencia para el Ibex; si lo pierde, conviene empezar a deshacer posiciones. El índice cerró el viernes a 11.240,2 puntos.

En caso de rotación de cartera, se trata de buscar valores que se aparten de la evolución natural del mercado. 'Habría que buscar eléctricas, farmacéuticas, algunas empresas de consumo e incluso telecos, que cada día se parecen más a una concesionaria poco crecimiento, pero estable, y una abultada generación de caja', resume Felipe Mesía, de Self Trade. Pero esta opción tiene sus riesgos. 'Si tenemos una crisis en los meses de verano, todos los valores se verían penalizados', avisa Sara Pérez Frutos, representante en España de la gestora estadounidense Eaton Vance.

Entre 1996 y 2005, el Ibex ha cerrado con pérdidas en 12 de los 20 meses de verano. La primera quincena de julio de este año se salda con un retroceso del 2,66%

Otro de los problemas añadidos al verano es que la negociación es a estas alturas muy escasa. El volumen neto, sin bloques ni operaciones especiales, del mercado continuo se sitúa en las últimas sesiones en el entorno de los 2.000 millones, la mitad de lo habitual. 'Cuando los números son tan pequeños, cualquier operación importante en el mercado puede crear una elevada volatilidad', reconoce Felipe Mesía.

Futuros y opciones

'Si se quiere disminuir la volatilidad podemos utilizar productos derivados, es una opción rápida', apunta Sara Pérez Frutos. 'El consejo sería cubrir la mitad de las posiciones, vendiendo futuros sobre los índices, el inconveniente es el coste, suele costarnos cerca del 1% cubrir nuestra cartera', subraya.

En España, se pueden negociar distintos futuros y opciones sobre el Ibex y sobre una serie limitada de acciones. Se trata de Telefónica, BBVA; Santander, Endesa, Gas Natural, Iberdrola, Inditex, Altadis y Banco Popular. Acerinox, Indra, Bankinter, Sogecable, TPI y Unión Fenosa también permiten negociar opciones.

Una herramienta más sencilla son los stop loss, o límites de pérdida. Consiste en introducir órdenes automáticas de venta cuando el valor cae por debajo de determinado precio. También esta estrategia tiene su flanco débil. 'Los stop loss pueden ser peligrosos, porque es una lástima tener un buen valor en la cartera y perderlo por una corrección puntual del mercado', opina Alberto Clemente, de GVC Valores.

Si el inversor no lo tiene claro, está la solución más sencilla: 'Irte tranquilo, con tu dinero en el bolsillo', explica Luis Benguerel. 'El Ibex no tiene nervio ahora para romper con fuerza niveles más allá de 11.650. Ponerse en liquidez no es un problema para dos o tres semanas. Lo peor que puede pasar es que haya que entrar en un Ibex a 12.000 a la vuelta del verano, no es grave', concluye Benguerel. La Bolsa española lleva más de dos meses por debajo de los 12.000 puntos.

Utilizar las opas como precio de referencia

La propuesta de GVC para elegir valores que puedan dar pocos sobresaltos en el periodo estival es fijarse en las empresas que están en proceso de opa para tener una referencia de hasta dónde podrían caer.

'El proceso de opa de Endesa ha marcado una referencia, por lo que no tendría que sufrir grandes variaciones, lo mismo ocurre con Unión Fenosa a raíz de la opa de ACS', señala Alberto Clemente, de GVC. Este experto apunta a otra empresa que ofrece, contra lo que pueda parecer, sólidas garantías de estabilidad. Se trata de Acerinox. 'No es en realidad un gran valor defensivo, defensivo, debido a su ciclicidad y dependencia del precio del Níquel, que representa un 60% de sus costes de producción', reconoce Clemente. 'Pero el hecho de tener dos socios de referencia en su accionariado, como son Omega y Corporación Alba, hace que el valor no caiga notablemente por debajo de 13 euros, los insiders están aumentando su participación, lo que debe dar tranquilidad al inversor, por el hecho de que los que mejor conocen la compañía aumentan su peso en ella', resume el analista de GVC.

A las alternativas tradicionales de eléctricas y concesionarias, Interbrokers ofrece otra serie de valores tranquilos: Faes, Zardoya y Abertis. Y también una empresa a eludir: 'No nos iríamos nada tranquilos con Telefónica', aseguran los analistas de Interbrokers.