Telepizza

El mercado espera un alza del 17,4% en la puja por la compañía

El secreto de Telepizza no está en la masa sino en un sobre. Y es que el próximo lunes 17 de julio los tres grupos que han presentado opas por la compañía de alimentación podrán mejorar sus ofertas mediante una subasta en sobre cerrado. La mejor propuesta económica hasta el momento es la de la compañía portuguesa Ibersol, que ofrece 2,41 euros por acción; le sigue la del Grupo Zena, 2,4 euros por título, mientras que el presidente de la propia Telepizza, Pedro Ballvé, junto a su hermano Fernando y el grupo de capital riesgo Permira, ofrecen 2,15 euros por acción.

La cotización de Telepizza cerró la semana en 2,83 euros, su nivel más alto desde mayo de 2001. Es decir, el mercado espera que la empresa que gane la subasta el lunes mejore en un 17,4% la más alta de las ofertas actuales. Los analistas, en cambio, se muestran más cautos. En su opinión, para que la operación no destruya valor, el oferente no debería poner sobre la mesa más de 2,6 euros por acción. A 2,83 euros se estaría pagando 12,5 veces el beneficio bruto de explotación (Ebitda) previsto para 2007, cantidad sensiblemente superior a los ratios de compañías comparables a Telepizza, como Wendy, que cotiza a 9,35 veces su Ebitda, o McDonald's, por la que se paga sólo 6,9 veces su Ebitda.

'El precio actual de Telepizza es excesivo y descuenta el mejor de los escenarios posibles ', reconoce José Francisco Ruiz, analista de Kepler Equities. Esta opinión es compartida por César Sánchez-Grande, de Ahorro Corporación. Este experto señala que, aunque es difícil calcular hasta qué precio se puede llegar en la puja, al desconocer las potenciales sinergias que cada grupo puede obtener con posterioridad, 'niveles en torno a 2,6 euros sería lo más razonable a pagar por la compañía'.

Otro de los analistas que sigue al valor, que prefiere mantener el anonimato, se muestra en la misma línea que sus colegas. 'Está claro que las compañías tienen margen para mejorar sus ofertas, pero no creo que lo hagan hasta los niveles que está descontando el mercado. Creo que las mejoras se situarán en torno a los 2,6 o 2,7 euros por acción. A partir de ahí sería difícil que el retorno económico previsto compense la inversión realizada', advierte.

Debido a los altos precios a los que cotiza Telepizza, Ibersecurites ha cambiado su recomendación sobre el valor. Glen Spencer Chapman, analista de esta firma, está 'convencido' de que se va a mejorar la oferta pero reconoce que es difícil que se pague por encima del nivel al que se encuentran ya los títulos. 'Teniendo en cuenta que el riesgo de caída es mayor al de subida y que los fundamentales no soportan la evolución del valor, hemos cambiado nuestra recomendación de aceptar la opa a vender en el mercado', apunta Spencer Chapman.

Sobre quién puede ser el que ofrezca más por Telepizza, los analistas creen que los dos principales candidatos son Ibersol y el Grupo Zena, ya que son compañías del mismo sector y podrían obtener mayores sinergias tras la absorción que un grupo de capital riesgo como es el caso de Permina. 'Está claro que Ibersol, al ofrecer solo un céntimo más que Zena, se está guardado alguna bala en la recámara para utilizarla en la subasta', apunta Sánchez-Grande.

Si el consorcio formado por los hermanos Ballvé y Permira no gana la puja, el escenario se puede complicar. La última junta no ha eliminado los blindajes y podría darse el caso de que hubiese un accionista, Ibersol o Zena, que tenga más del 50% del capital pero que no disfrute del control efectivo de la compañía. Y es que el presidente de Telepizza se ha comprometido a no vender su 20,5% a otra sociedad que no sea Permira. æpermil;sta tiene además una opción de compra (el mercado especula que a un precio de 3 euros) hasta el 10 de enero de 2007 por ese paquete. Ante este posible escenario, los expertos recomiendan vender las acciones en el mercado o acudir a la mejor oferta que resulte de la subasta y no aguantar las acciones de Telepizza hasta el final del proceso

Los 'hedge funds' calientan el valor

A medida que se han ido presentando las sucesivas opas sobre Telepizza varios hedge funds han destapado participaciones significativas en el capital de la compañía. Tres de estos fondos especulativos (Sark Master, Leonardo Capital y Sandell Asset Management) tienen actualmente el 15,6% de las acciones de Telepizza. Los expertos interpretan estos movimientos, que han calentado el valor, como una señal de que en la subasta se subirán sensiblemente los precios ofrecidos hasta el momento.

Requisitos para la subasta

La CNMV, mediante la publicación de un hecho relevante, ha fijado una serie de requisitos mínimos para que las tres sociedades que han presentado una oferta sobre Telepizza puedan mejorar las condiciones de las mismas en la subasta a sobre cerrado que se celebrará el próximo lunes. El primer requisito es que la opa deberá extenderse al 100% de las acciones que componen el capital de Telepizza y a la totalidad de las obligaciones convertibles en circulación de la sociedad.

La opa mejorada podrá estar sujeta a la adquisición de cualquier número mínimo de acciones que no exceda del 49% del capital social de Telepizza.

La contraprestación de la opa deberá ser superior a 2,41 euros por acción de Telepizza (el máximo de las tres ofertas presentadas), siendo el precio de cada obligación convertible el resultante de sumar el valor de las acciones a cuya suscripción dan derecho las obligaciones en caso de conversión, valoradas al precio de la opa, más el importe del cupón corrido devengado desde la última fecha de pago de intereses hasta la fecha de contratación de la opa, con arreglo a la fórmula que figura en los folletos.

Si la elevación de la contraprestación es distinta a la pura mejora del precio, deberá presentarse en el sobre cerrado un informe de un experto independiente que acredite que la opa mejora la última precedente.

El sobre cerrado debe contener toda la documentación acreditativa de las modificaciones de la oferta adoptadas por el oferente, incluyendo referencia expresa a cada uno de los apartados del folleto inicial a que afecten y descripción con la misma precisión, extensión y exactitud que los apartados modificados.