Escándalo financiero

El juez dicta concurso necesario por insolvencia en Afinsa

El juez titular del Juzgado de lo mercantil número 6 de Madrid, José Manuel de Vicente Bobadilla, autorizó el viernes el inicio del concurso necesario por insolvencia de la sociedad Afinsa. Con este auto, el juez da respuesta a las distintas demandas presentadas desde el pasado 10 de mayo.

El auto 'suspende el ejercicio por el deudor de las facultades de administración y disposición de su patrimonio, siendo sustituido por los administradores concursales'. Con tal fin, ha nombrado como administradores al auditor de cuentas Benito Agüera, al abogado Javier Díez-Gálvez y a la Agencia Estatal de la Administración Tributaria, que reemplazarán en la gestión de la compañía al administrador judicial Javier Grávalos. Además de las facultades legalmente previstas para este cargo, asumirán las facultades de administración y disposición del patrimonio de Afinsa.

Los acreedores de la filatélica tendrán ahora que comunicar la existencia de sus créditos dentro del plazo máximo de un mes desde que se publique la declaración del concurso en el Boletín Oficial del Estado y en dos diarios de gran tirada. La administración concursal se pondrá entonces en contacto con ellos de forma individualizada. El Consejo Nacional de Consumidores y Usuarios se encargará también de divulgar el auto entre las distintas asociaciones para que la información llegue así al máximo número de afectados.

El juez titular ha desestimado la petición del abogado del estado de que Ausbanc Consumo y Ausbanc Empresas no fueran tenidas en cuenta, con lo que queda admitida su personación.

Afinsa recurrirá

Los gestores y propietarios de la sociedad manifestaron ya el viernes su intención de recurrir la decisión del juzgado. Según la defensa, no concurren las circunstancias para solicitar la insolvencia puesto que los demandantes 'no son acreedores', ya que los contratos no han vencido y no se ha determinado si estos son financieros o mercantiles. La abogada de Afinsa declaró además que la tesorería de la filatélica, valorada en 170 millones de euros, era suficiente para que la compañía abonara los contratos que vencían, entre el 2 y el 5% de los 280.000 totales. Sin embargo, los demandantes recordaron que hay antecedentes que cuestionan que sea cierta la realidad contractual de la empresa con sus clientes.

El recurso pretende rebatir el informe realizado por el administrador judicial de la compañía, Javier Grávalos, que cifraba en 1.700 millones de euros el déficit patrimonial de la compañía.

La compañía filatélica, que ya ha presentado sus cuentas del año 2005 tanto en el Juzgado Mercantil como en la Audiencia Nacional, presentará previsiblemente un plan de viabilidad el próximo miércoles julio con el objetivo de cumplir con sus compromisos con los clientes.