Escándalo empresarial

Juventus, Lazio y Fiorentina bajarán a Segunda por el escándalo del calcio, según §La Gazzetta§

Juventus de Turín, Lazio y Florentina descenderán a la segunda división del fútbol italiano por su implicación en el escándalo del calcio, según adelanta en su edición de hoy el diario deportivo La Gazzetta dello Sport, que cita fuentes próximas a la Comisión de Apelación Federal Italiana, que emitirá el fallo definitivo esta tarde a partir de las 17.00.

Además, ninguno de estos equipos podrá disputar las competiciones europeas para las que se habían clasificado la temporada anterior. Otro de los clubes implicados en el presunto fraude arbitral, el Milan, mantendrá la categoría, pero no participará en la próxima edición de la Liga de Campeones. Junto a estos cuatro clubes, otros 25 profesionales del fútbol italiano, entre los que se encuentran miembros de la Federación Italiana, árbitros y jueces de línea, están pendientes de la decisión judicial.

El presunto cerebro de la trama es Luciano Moggi, ex director general del Juventus, que está acusado de fraude deportivo -algunas grabaciones telefónicas revelaron que Moggi pactó con el responsable de los colegiados, Pierluigi Pairetto, los árbitros de numerosos partidos de Liga y de Champions y los fiscales sospechan que fueron falseados los resultados de 19 encuentros en la temporada 2004-05. La fiscalía le acusa de sobornar a varios responsables de la Federación Italiana de Fútbol (FIGC) para que los árbitros intercedieran a favor del equipo transalpino en sus decisiones sobre el terreno de juego. La UEFA ha instado a la fiscalía italiana a dar un veredicto definitivo sobre este caso antes del 25 de julio, fecha límite para inscribir a los equipos de cada país en las competiciones de fútbol continental.

El fiscal pidió sanciones aún más duras

Tras la brillante consecución de la Copa del Mundo por la selección azzurra, toda Italia espera ahora la resolución judicial del escándalo por fraude deportivo en las designaciones arbitrales. El pasado 4 de julio, el fiscal federativo Stefano Palazzi solicitó a la Comisión de Apelación de la Federación Italiana (CAF) la expulsión del Juventus de Turín de la Primera división y su inscripción al menos en la Serie C, con seis puntos de penalización. Asimismo, pidió que le fueran revocados los dos últimos títulos ligueros que ha logrado y el descenso a la Serie B para el Milan, el Fiorentina y el Lazio, los otros tres clubes implicados en el proceso, en el que también se juzgó a 26 personas.

Junto al descenso de categoría, el fiscal reclamó que el Fiorentina y el Lazio fueran penalizados con 15 puntos y el Milan con 3; por los que estos clubes iniciarían el próximo campeonato en la Serie B con esos puntos de menos.

Palazzi también solicitó cinco años de inhabilitación de todo cargo deportivo para Franco Carraro y Luciano Moggi, ex presidente de la Federación y ex director general del Juventus, respectivamente, y de dos años para Adriano Galliani, presidente de la Liga Profesional y vicepresidente del Milan.