Feria de Barcelona

La Generalitat aumenta hasta el 50,2% su participación en la Fira

La tercera y última fase de las obras de ampliación de las instalaciones de Fira de Barcelona en el recinto de L'Hospitalet requiere una inversión de 368 millones de euros. De esta cifra, 141 millones procederán de una aportación de capital de los socios actuales. La Generalitat de Cataluña aportará 85 millones, frente a los 56 del resto de socios locales (ayuntamiento de Barcelona, de L'Hospitalet, mancomunidad y diputación). Este desembolso permitirá a la Generalitat convertirse en 2011 en el principal socio de la entidad, pasando de controlar del 39,4% actual al 50,2%.

La Generalitat ha tomado este papel de protagonismo forzada por la Cámara de Comercio, que no realizará ninguna aportación para la ampliación, por lo que su participación se reducirá del 29,4% que tiene ahora al 12,4% al final del proceso en 2011. 'No es que la Cámara no quiera estar en la Fira, es que la entidad no puede soportar la carga financiera de la aportación equivalente a la participación que tiene en la sociedad', explicó Antoni Castells, consejero de economía del gobierno catalán.

Por su parte, el Instituto Catalán de Finanzas (ICF) concederá a Fira 2000 (la sociedad gestora de las obras) un crédito participativo de 62 millones de euros y liderará la concesión de otro sindicado de 165 millones.

Participación empresarial

A pesar de que la estructura financiera de Fira de Barcelona está definida hasta 2011, Castells no renunció a que los empresarios acaben entrando en el capital: 'Que quisieran arriesgar su dinero en este proyecto sería una buena muestra de salud financiera', afirmó.

Cuando finalice la ampliación, con un coste total de 942 millones, Fira de Barcelona será, después de Milán, el segundo recinto ferial más grande de Europa.