Cajas de Ahorro

Las cajas detectan 'signos de cambio' en el mercado inmobiliario

Las cajas de ahorros creen que los tiempos de bonanza del mercado inmobiliario en España han llegado a su fin. El sector prevé una ralentización del crédito hipotecario, así como un freno en la demanda de viviendas. Aun así, esperan que el repunte en la morosidad no sea 'significativo'.

El ritmo de crecimiento de las hipotecas, uno de los filones de negocio de las entidades financieras en los últimos años, se va a frenar. æpermil;stas son al menos las conclusiones de un estudio realizado por las cajas de ahorros, publicado en la última revista Ahorro con el título 'El mercado de la vivienda experimenta los primeros signos de cambio'.

Las cajas consideran que el crédito para la compra de una vivienda 'se desacelerará suavemente' y, aunque no prevén un incremento significativo de la carga financiera de las familias, advierten que algunos colectivos como las personas que hayan contratado recientemente un préstamo o las rentas bajas pueden encontrarse con algunos 'problemas' para hacer frente al pago de sus hipotecas.

Unas expectativas que, de momento, no se han visto reflejadas en las cifras. Según los últimos datos de la Asociación Hipotecaria Española, el crédito hipotecario creció en mayo un 26,3%.

Las cajas apuntan también en este informe que el endurecimiento de las condiciones de financiación provocará una ralentización de la demanda de viviendas. Explican que en 2005 ya se moderó el ritmo de iniciación de la construcción de casas, al registrarse un incremento del 6,2% frente al 8% del ejercicio anterior. A ello se suma la 'saturación' que se ha producido en las zonas donde se había concentrado el boom inmobiliario.

Todo ello, añaden, repercutirá en una desaceleración 'ordenada' de los precios de los inmuebles, 'que irán convergiendo hacia las tasas más próximas a sus fundamentos a medio plazo'.

Según los cálculos del sector, un aumento de un punto de los tipos de interés medios de las hipotecas se trasladará en una subida del 17% de la cuota hipotecaria en aquellas familias que hayan firmado sus préstamos en 2005. El incremento del esfuerzo financiero será, por tanto, de 3,4 puntos.

Las cajas, sin embargo, consideran que esta situación no se reflejará en un repunte 'significativo' de la tasa de morosidad, instalada en mínimos históricos. En 2005, esta ratio se situó en el 0,37% (0,35% en el caso de las cajas).

Las claves de la situación actual

La inversión extranjera ha sido uno de los pilares del ritmo de crecimiento del mercado inmobiliario. Las cajas detectan ahora una caída de la demanda, aunque esperan que la recuperación económica de la zona del euro vuelva a impulsarla.

Los precios de la vivienda se han desacelerado por segundo año consecutivo. En 2005, han bajado en cuatro puntos porcentuales, hasta el 12,8%. También se observa una ralentización del empleo en el sector, que ha pasado de un aumento del 7,2% al 4,6%.