Infraestructuras

Los accionistas de Autostrade y Abertis aprueban la fusión de ambas compañías

Las juntas de accionistas de Autostrade y Abertis han aprobado hoy la propuesta de fusión de ambas compañías. La asamblea de Autostrade se ha pronunciado a favor por el 99,7% de los votos. Los accionistas de Abertis, reunidos en junta extraordinaria, también han dado luz verde, por un 75,33%, a la unión de las dos empresas.

Si finalmente la fusión de la española Abertis y la italiana Autostrade se hiciera realidad y consiguiera superar los obstáculos políticos que parece haberse propuesto poner en el camino el Ejecutivo italiano, nacerá la primera empresa de infraestructuras del mundo.

El proyecto, por tanto, se someterá a aprobación de las autoridades de competencia europeas durante el mes de julio, según ha explicado el consejero delegado de Abertis, Salvador Alemany. También se solicitará la autorización previa a los ministerios de Infraestructuras y de Economía del Gobierno italiano.

Relanzamiento "en clave europeísta"

ABERTIS 18,36 0,00%

Para el presidente de Autostrade, Gian Maria Gros-Pietro, la fusión es "la lógica conclusión de un camino de desarrollo industrial" ideado por Autostrade entre 2002 y 2003 con la puesta en marcha del Proyecto Mediterráneo, con el que cual la empresa ha relanzado, "en clave europeísta", su papel de "motor del desarrollo competitivo".

El presidente de Autostrade hizo referencia a "las preocupaciones" expresadas por las instituciones italianas sobre las garantías que la sociedad resultante de la fusión deberá proporcionar respecto a los compromisos asumidos con la concesión. En este sentido, Gros-Pietro confirmó "la disponibilidad para un acuerdo que pueda satisfacer" a todas las partes interesadas en la operación.

Por su parte, el presidente de Abertis, Isidre Fainé, mostró a los accionistas de la compañía su confianza en que la fusión sea una realidad en otoño, con efectos contables a 1 de enero de 2006. "La junta de hoy es un paso importante, pero aún nos queda trabajo por hacer", indicó Fainé en referencia a las garantías que exige el Gobierno italiano para dar el visto bueno a la operación.

Advertencia por parte de las autoridades italianas

Las autoridades italianas han advertido de que en caso de cambiar el accionariado de Autostrade se debería revisar el acuerdo de concesiones firmado con el grupo y quieren garantías sobre el mantenimiento de las inversiones previstas en Italia, al ritmo pactado. Uno de los temas que suscita la preocupación de Anas es el retraso en las inversiones acumulado por el grupo, que el consejero delegado de Autostrade, Giovanni Castelluci, cifró en unos 850 millones de euros y "no de 2.000 millones como se dice".

Además, aseguró que la fusión con Abertis no alterará los compromisos que Austostrade tiene asumidos con el Anas en materia de inversión. Castelluci agregó la operación "no supondrá solapamientos de las estructuras y la sociedad surgida tras la fusión podrá beneficiarse de provechosas sinergias industriales".

Un nuevo gigante mundial

El grupo resultante de fusión, que se llamará Abertis, tendrá sede en Barcelona, un valor en bolsa de más de 25.000 millones de euros y una red de peaje de 6.713 kilómetros en 16 países. Tras la fusión, los principales accionistas de Abertis serán Schemaventotto (24,9%); ACS (12,5%) y el grupo La Caixa (11,7%). El proyecto contempla, entre otras condiciones, un tipo de canje de 1,05 acciones de Abertis de la clase A, de 3 euros de valor nominal cada una, por una acción de Autostrade de 1 euro de valor nominal cada una.