Crecimiento

Las fusiones y adquisiciones en banca privada suben el 80% en un año y marcan récord

La actividad de fusión y adquisición en el sector global de la banca privada y gestión de patrimonios alcanzó las 258 operaciones en 2005, lo que supone un crecimiento del 80% respecto al ejercicio anterior y marca un nuevo récord, según un estudio sobre banca privada de la firma KPMG.

El estudio, realizado entre 147 entidades de banca privada de todo el mundo, destaca que las fusiones y compras continúan disparándose en el sector financiero, y que este nivel de actividad se mantendrá en el futuro, ya que el 90% de las entidades cree que existen buenas perspectivas de crecimiento en los próximos años.

En concreto, el 22% de los encuestados espera invertir más 1.000 millones de dólares (800 millones de euros) en compras en este periodo, mientras que el 89% afirma estar buscando oportunidades para invertir. Del total de operaciones, el 78% correspondieron a adquisiciones domésticas, con un valor medio por operación de 103 millones de dólares (82,4 millones de euros).

La directora del área financiera de Corporate Finance de KPMG en España, Amparo Solís, explicó que esta explosión de actividad es el resultado de varios factores, entre los que destaca el crecimiento orgánico de las compañías que ha permitido que una de cada tres entidades acometiera adquisiciones en los tres últimos años, completando de media casi una compra por año.

El estudio también destaca que el 45% de las operaciones realizadas en 2005 se realizaron en Asia-Pacífico, y entre los países preferidos para adquirir destaca China e India. En este sentido, Solís destacó que a pesar de que Asia constituye un de los mercados más atractivos para la inversión, el volumen de fondos que fluye en esta región es limitado.

Por otro lado, el estudio también señala que existen dificultades a la hora de desarrollar este tipo de operaciones. Los encuestados apuntan a las elevadas expectativas de precios de los vendedores como uno de los principales obstáculos para realizar las compras. En concreto, cuatro de cada diez operaciones fracasan por las exigencias de precios del vendedor, mientras que el 23% no llegaron a materializarse por cuestiones de integración.